fbnoscript
12 de mayo de 2020

Baradero: cuarentena, violencia de género y violencia institucional

Por Corresponsal
PdT Baradero

Este último domingo 10 una docente de Baradero tuvo que recurrir de ir a la casa de su expareja con el fin de conseguir recursos económicos para el sostén de su hija. Sin predisposición para hablar con la madre de sus hijas acerca de la ayuda económica este sujeto la agredió verbalmente e insinuó a querer tirarle con un objeto. La víctima ha hecho varias denuncias acerca de las amenazas de muerte que han sufrido tanto ella como sus hijas mediante la cual ambas partes se encuentran con medidas perimetrales.

Luego de amenazarla el exmarido de esta docente llama a la policía. La cual procede de inmediato al domicilio de este sujeto donde se encontraba la víctima junto a su hija. Como si fuera poco esta trabajadora no solo tuvo que soportar los malos tratos de su pareja, sino también el denigrante accionar violento de la policía comunal.

La oficial Antonella Giménez, quien había recurrido al domicilio por el llamado, procedió brutalmente para esposarla a tal punto que le provocó lastimaduras. Un accionar totalmente repudiable e innecesario ya que se encontraba frente a una mujer sin ningún tipo de arma. Luego de ello procede a llevarla en el patrullero a la comisaría dejando a su hija sola en medio de la calle, frente a la casa del agresor.

En el medio de una pandemia, y como medida principal una cuarentena, son miles las mujeres que se encuentran cada vez más indefensas por la profundización de la violencia. El Estado no provee a las mujeres víctimas de violencia los recursos económicos necesarios para subsistir, que se ven obligadas al sometimiento y dependencia, como lo es en este caso, a tener que recurrir a los violentadores.

Esto no es un hecho aislado, en estos días se han reportado varios casos de violencia institucional llevados a cabo por la policía de Baradero, como el caso de Fiorella Mico que sufrió maltrato por parte de un oficial cuando fue a realizar una denuncia acerca de un accidente de tránsito del que había sido protagonista o como el caso de un joven que sufrió lesiones físicas producto de una golpiza que recibió en la comisaría cuando fue trasladado por haber sufrido un accidente de tránsito.

Pasado el hecho ocurrido con Fiorella Mico el comisario salió a defender y desmentir los hechos ocurridos, dando un respaldo total al accionar policial. Por su parte el intendente de la ciudad, “Tito” Sanzio, salió a repudiar cualquier tipo de violencia entre dos vecinos, pero acá no hablamos de dos vecinos comunes si no de la policía, no mencionó en ningún momento la posibilidad de sancionar a dicho oficial por su accionar y como podemos observar no se hizo nada para evitar que sigan pasando este tipo de hechos de violencia institucional.

La policía (que maltrató a las compañeras) es la misma institución que garantiza la impunidad a los femicidas, como las demás instituciones del Estado que desfinancian el Ministerio de la Mujer y que no atienden a las necesidades de fondo de las mujeres trabajadoras.

Como hemos visto las fuerzas rerpesivas aprovechan el lema del rompimiento del aislamiento social hacen y deshacen a su antojo. Lo ocurrido a la docente se suma a otro hecho contra otra docente también de Baradero y lo de las de Santa Cruz. Va en sintonía con el accionar que viene llevando esta a nivel nacional en barrios donde reprimen a trabajadores y jóvenes con gran brutalidad.

Desde el Plenario de Trabajadoras repudiamos todos los actos de violencia hacia la mujer, tanto desde la violencia de género como la institucional y nos solidarizamos con la víctima de este hecho de violencia.

Al recrudecimiento de las denuncias por violencia de género, violencia institucional y los femicidios les oponemos un programa obrero y socialista por una salida de fondo a las mujeres víctimas de violencia.

No al pago de la deuda externa, que la plata se coloque en combatir el hambre, los femicidios y violencia de género.

Subsidio de 30 mil pesos a mujeres víctimas de violencia de género.

Por un Consejo Autónomo de Mujeres independiente del Estado, con presupuesto estatal para que seamos nosotras quienes garanticemos la lucha de las mujeres.

Pongamos en pie una gran movilización para el #3J Ni una menos, por todas las reivindicaciones de la mujeres trabajadoras, para combatir el hambre, los femicidios y la violencia contra las mujeres y niñas que no para de crecer.

Separación de la Iglesia del Estado. ¡ESI y aborto legal ya!

 

En esta nota:

Compartir