fbnoscript
12 de mayo de 2020

Córdoba: rechazamos los recortes salariales y planteamos un impuesto a las grandes riquezas

Presentamos un proyecto para crear un Fondo Especial de Emergencia Provincial.

La provincia de Córdoba se encuentra imbuida en una profunda crisis económica y social que se extenderá por mucho tiempo. El gobierno provincial de Schiaretti; la intendencia de Llaryora en la ciudad de Córdoba y los demás intendentes rápidamente han apuntado los cañones contra los trabajadores, imponiendo recortes en las jubilaciones y en los salarios. La crisis provincial, la incesante caída de la recaudación, que se arrastra desde hace dos años y se agrava como consecuencia de la pandemia, pretenden ser descargadas sobre los trabajadores. 

En este sentido, la represión y detención ilegal de los 41 municipales de Jesús María, cuando enfrentaban el recorte salarial del intendente Luis Picat, se amplifica en una política generalizada en la provincia. En efecto, Llaryora busca aplicar un recorte salarial del 15% a los empleados municipales de Córdoba y una reestructuración laboral ajustadora. Del mismo modo, Schiaretti apunta contra la caja provincial de jubilaciones y pensiones, con recortes y diferimientos en los pagos, para avanzar definitivamente en la armonización del sistema.

A esto se suma la situación de los trabajadores precarizados del propio Estado provincial. Es el caso de las y los trabajadores tercerizados de limpieza de las escuelas y hospitales públicos, y las camareras del Paicor (Programa de Asistencia Integral de Córdoba) que han percibido el 50% de sus haberes del mes de abril. Por otro lado, hay más de 3.000 docentes suplentes e interinos que durante la cuarentena no han cobrado ningún salario.

Para llevar adelante una política ajustadora contra los trabajadores el gobierno de Schiaretti impulsa abiertamente la represión mediante la actuación autoritaria de las fuerzas represivas y de fiscalía adictas. En momentos en que el gobierno desarrolla su orientación capitalista y flexibiliza la cuarentena, obligando al movimiento obrero a retomar la actividad, se refuerza el aparato represivo para aplacar cualquier reclamo.

El gobierno pretende recortar ingresos a los que viven de sus salarios, pero no han presentado ni una sola iniciativa para gravar a los grandes capitalistas que operan en la provincia. El criterio clasista de Schiaretti es muy claro: las fortunas millonarias no solo no ponen un peso, sino que además se los beneficia con subsidios y créditos blandos; por el contrario, los trabajadores siguen siendo los únicos que pagan.

Desde el Frente de Izquierda y el Partido Obrero rechazamos el recortazo a los salarios y jubilaciones, el ataque a las libertades sindicales y la criminalización de la protesta social. Planteamos el camino opuesto, hay que proteger el trabajo, el salario y las jubilaciones. En necesario establecer un impuesto progresivo a la riqueza y al cese del pago de la usuaria y corrupta deuda de Córdoba. Por eso, presentamos un proyecto a los fines de establecer un impuesto extraordinario provincial a los grandes patrimonios, a las altas rentas y a la gran propiedad de la tierra de más de 5.000 hectáreas. Con esos fondos pretendemos conformar un Fondo Especial de Emergencia Provincial, para darles una salida a las y los trabajadores.

 

En esta nota:

Compartir

Comentarios