fbnoscript
12 de mayo de 2020

Cierran albergue para sin techo de Retiro ante 79 casos de Covid-19

El fin de semana se conoció un caso positivo de Covid-19 en el parador del barrio porteño de Retiro. A raíz de esto se realizaron testeos a las personas que estuvieron en contacto con esta y la cadena de contagiados se incrementó a 64 persona dentro del parador, por lo menos. El parador cuenta con lugar para albergar a 90 personas y se esperan resultados de la totalidad, que en las próximas horas podría aumentar la cifra de casos confirmados. Si bien hasta el momento  los enfermos son casos leves, la falta de un protocolo de acción y aislamiento instantáneo hizo que el virus se propague de una manera acelerada. Mientras tanto el ministro de salud Fernán Quiroz hoy por la mañana anunciaba que entre las prioridades estaba esta población, junto a los residentes de las villas y los factores de riesgo. Pero los hechos muestran lo contrario.

El gobierno de la Ciudad de Buenos Aires cuenta con diferentes centros que llegan a albergar alrededor de 2.000 personas que están en la calle. Estos mayormente dependen del programa BAP (Buenos Aires Presente), del ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat. La mayoría de los trabajadores de este están en una situación muy precaria, con contratos de locación y una inestabilidad laboral de la cual depende su continuidad laboral cada 6 o 12 meses, según el tipo de contratación. A su vez, son los encargados de estar en la primera línea de contacto con esta población. Incluso con la pandemia el gobierno ha “sumado”, bajo la amenaza de no renovar contratos, a voluntarios de otras dependencias municipales que tienen el mismo sistema de contratación precaria.  

El caso del Centro de Inclusión Social de Retiro es un caso testigo del desprecio del gobierno por los sectores con menos recursos. Una situación similar se vive en los barrios villa 31 y 1-11-14 donde luego de diferentes obras cosméticas que sirvieron para la campaña electoral de Larreta tenemos a los barrios sin acceso al agua y a servicios elementales, lo que agrava las condiciones de insalubridad y el aumento de casos de COVID-19 como se vió en la última semana. Este albergue es un factor de contagios tanto para las personas que están allí pasando la noche como para los trabajadores precarizados. Es necesario aumentar los testeos y dotar al personal de los insumos de bioseguridad para evitar el contagio.

 

En esta nota:

Compartir

Comentarios