fbnoscript
13 de mayo de 2020

Continúa el Paro de transporte en Rosario

El fracaso del sistema privatizado de transporte.

La UTA de Rosario inició el día lunes un paro por tiempo indeterminado hasta que les paguen el 50% del salario adeudado del mes de abril a todos los choferes. Por estas horas, no hay ninguna solución al reclamos, por tanto la UTA anunció que el paro se extiende al día miércoles 13. La medida se inició en consonancia con el paro nacional de 24horas de la UTA en toda una serie de provincias del país, incluidas las ciudades de Santa Fe Capital y Rosario.

En Rosario, el paro abarca tanto a las líneas urbanas como interurbanas, y abarca a las tres empresas que incluyen la totalidad de los servicios de Rosario y el Gran Rosario: Rosario Bus, El Cacique y la municipal Movi. Son 2.500 trabajadores que llevan adelante la medida de lucha con un acatamiento de prácticamente el 100%.

Privatización, subsidios y tarifazos: el derrumbe del transporte de pasajeros

Por estas horas el gobierno municipal de Rosario del Frente Progresista vocifera que el transporte de Rosario necesita un aumento de subsidios para poder cubrir los salarios. La secretaria de Movilidad de Rosario, Eva Jokanovich, consideró que la situación del transporte es “muy compleja porque la recaudación cayó a un 15% de lo habitual por la baja en la cantidad de pasajeros durante la cuarentena”. (…) “Eso repercute en las empresas y el pago de salarios: los subsidios no alcanzan para cubrir la totalidad de los sueldos”. “En marzo, los sueldos se pagaron con un gran esfuerzo de la intendencia y el Banco Municipal; ahora se espera la ayuda de Nación” para completar los salarios adeudados, concluyó. (Página/12 – Rosario/12, 12/5).

En verdad, el Frente Progresista y el Intendente Javkin ocultan la realidad del transporte urbano e interurbano de pasajeros de Rosario y alrededores. El sistema de transporte en la ciudad, arrastra una brutal crisis que ya lleva años. Durante un gran período, la mitad del sistema de transporte estuvo en manos de un solo empresario, propietario de Rosario Bus. El año pasado, al renovarse la licitación y luego de meses de posponerse una definición, incorporaron al grupo empresarial El Cacique de Mendoza. La licitación resultó en un avance liso y llano en la privatización del servicio. Pasaron en términos generales de un esquema de mitad privada y mitad estatal, a un esquema de 2/3 privada y 1/3 estatal.

Estas empresas, se han embolsado subsidios millonarios año tras año. En el mes de febrero, el ministro de Transporte Meoni, junto con el intendente Javkin y el secretario de Transporte de la provincia, Miatello, firmaron un convenio triplicando los montos, para que estas empresas reciban alrededor de $225 millones de pesos por mes en subsidios de Nación, provincia y municipio. Todo esto, en nombre de congelar el precio del boleto por 120 días.

Pero el boleto de Rosario, con un costo de $32,5 es de los más caros del país. La anterior intendenta del Frente Progresista, Mónica Fein, se autoaprobó “superpoderes” en el concejo deliberante (con la complicidad de Cambiemos) y, sin pasar por ese recinto, acumuló aumentos por decreto de hasta el 90%. Ahora el Intendente Javkin, si bien tiene los “superpoderes” vencidos, todavía puede echar mano a una ordenanza que le permite aumentar el boleto en los meses de marzo y septiembre, de acuerdo a los aumentos que se hayan sucedido en los salarios de trabajadores de trabajadores estatales y privados.

En Rosario, funciona un Ente de Movilidad controlado por el propio gobierno, el cual eleva un informe y así el poder político procede a aplicar los tarifazos. Calculan el costo de los vehículos, de la nafta, salarios, mantenimiento y todo lo que nos podemos imaginar, para obtener un costo general por kilómetro. A su turno, calculan los ingresos por pasajero en promedio. De allí, sacan el cálculo de si el boleto debe aumentar y cuánto. Pero lo que nunca ponen a consideración como un ingreso son las ganancias empresarias. Las grandes ganancias de Rosario Bus o El Cacique siempre permanecen ocultas.

Plantear una salida

El no pago de los salarios muestra también que el sostenimiento del lucro empresario se vino haciendo a costillas de los boletazos permanentes que habilitó el municipio, teniendo en Rosario uno de los boletos más caros del país.

La lucha que están llevando adelante los trabajadores choferes del transporte es crucial. Su justo reclamo por el pago del salario adeudado pone sobre la mesa y deja a la luz un enorme sistema de confiscación del bolsillo de los trabajadores y usuarios, para beneficio de los empresarios, con la complicidad del gobierno municipal, provincial y nacional. Los subsidios que reclaman siempre van a engrosar los bolsillos de los grupos empresariales

Reclamamos el pago inmediato del salario adeudado. Exigimos la apertura de los libros contables de Rosario Bus, El Cacique y la empresa municipal. Solamente a los ojos y al control de los trabajadores, se podrá determinar la verdadera situación económica del servicio, como así también el verdadero costo del boleto. Planteamos de esta manera que, a los “desmanejos” patronales, a sus ganancias desmedidas, que significan también un ataque al bolsillo de los trabajadores choferes, como de los usuarios, corresponde la estatización integral del sistema de transporte y la puesta en funcionamiento bajo control y supervisión de los trabajadores del servicio y comisiones de usuarios.

 

Compartir