fbnoscript
13 de mayo de 2020

Que el gobierno reabra la papelera Kimberly Clark

Ocho meses de resistencia de los trabajadores.

Los trabajadores de Kimberly Clark realizamos este martes 12 una permanencia frente la fábrica, situada en la localidad bonarense de Bernal, luego de que los vecinos nos avisasen que se escuchaban movimientos de maquinaria dentro de la planta.

Ya hace ocho meses del cierre de la papelera, con el gobierno haciendo la vista gorda al igual que en otros conflictos del distrito (como los de papelera Ansabo y los de los frigoríficos Penta y el Federal).

Adentro de la fábrica están todos los insumos (un stock de más de 60 bobinas de tres toneladas) y maquinaria para volver producir. Días antes del decreto de aislamiento obligatorio, presentamos un plan productivo en el que demostramos que con una mínima inversión se pueden fabricar 4.000 bolsones de rollos de toalla o higiénico cada 8 horas, productos esenciales de higiene personal que pueden ser destinados a los hospitales, centros de salud y a los barrios populares. El proyecto, elaborado por los trabajadores de Kimberly, fue entregado a Eduardo Murúa, director de Empresas Recuperadas -área creada por Desarrollo Social nacional-, quien se comprometió a entablar una reunión con el Ministerio de Producción de la provincia.

Ahora, Daniel Arroyo presentó días atrás el programa Recuperar, destinado a financiar máquinas y herramientas y capital de trabajo para empresas recuperadas. Los funcionarios del gobierno señalan que “la salida es el trabajo, nuestra tarea desde el Ministerio de Desarrollo Social es ayudar a rearmar el encadenamiento productivo con máquinas y herramientas”. Pero los trabajadores que pusimos el pecho contra el cierre, tanto ante la multinacional yanqui como al gobierno macrista, hasta el momento no hemos tenido ninguna novedad.

Los trabajadores reafirmamos ayer que, ante el grave escenario social y económico que se vive, es primordial la reapertura de la fábrica, que puede cumplir una función esencial para la salud en este cuadro de pandemia. Sabemos que los hospitales y centros de atención de primeros auxilios no cuentan con presupuestos para estos insumos, y que los mismos son escasos.

No al vaciamiento. Que el gobierno declare esenciales a todas las fábricas que cerraron o se niegan a reabrir para abastecer las enormes demandas sociales. La prioridad debe ser el pueblo, no los fondos de inversión parásitos que extorsionan al país para llevarse los recursos económicos afuera. Seguimos de pie.

 

 

En esta nota:

Compartir

Comentarios