fbnoscript
13 de mayo de 2020

Las empresas de televisión refuerzan el ataque a sus trabajadores

El lado B del boom de rating y telecomunicaciones: reducciones salariales, superexplotación y precarizados sin trabajo.
Por Nico Peréz
Naranja Televisión - Satsaid

Las patronales de televisión se frotan las manos pensando en sus ganancias al conocerse el “boom” en telecomunicaciones, transmisión de datos y número de televidentes en el contexto de la cuarentena. Según los datos de la medidora Ibope Media, para los canales de aire el aumento del rating en hogares es un 31%. Y un 30% más del “average time spent” visionado (tiempo que pasa el televidente frente a la pantalla) en todas las franjas horarias.

En este contexto, la cablera Directv realizó una “apertura de señal sin costo adicional”, mientras que Telecentro y Cablevisión liberaron paquetes “Premium” y de “Streaming”.

Todos estos negocios tienen como base la superexplotación, la reducción salarial y el atropello de las condiciones de los trabajadores de televisión y de las “cableras”, que se han intensificado en este período. 

América, C5N y sigue la lista…

En el canal América, la ofensiva patronal comenzó con la disminución de la mitad del personal de planta para realizar el doble de programación, y avanzó luego con un ataque en regla contra el salario que pretenden abonar en un 50%, hasta ahora en suspenso. Esto último obligó a un comunicado y amenaza de paro de parte de la dirección del Sindicato Argentino de Televisión, Servicios Audiovisuales, Interactivos y de Datos (Satsaid).

En C5N, por su parte, la patronal optó por el salario en cuotas sin saber cuándo se iba a pagar con exactitud. El Satsaid, que tiene allí su programa de televisión, se llamó a silencio. 

Las patronales negreras y tercerizadoras de móviles de televisión, que cubren los eventos de fútbol, recitales, ficción y eventos en general, directamente desconocen la relación laboral de cientos de trabajadores, que no están cobrando desde que se declaró el aislamiento social y obligatorio. Desde hace más de 15 años, el sindicato deja hacer frente a la existencia de este sector precarizado, que es contratado como “eventual” pese a que realiza tareas habituales. Ello pese a que las empresas que se benefician de esta situación son nada más y nada menos que multinacionales de la talla de Turner, Fox, ESPN (Prom TV) y otras, que carecen de una planta de personal operativa y técnica de exteriores efectiva. Esto es lo que hoy están reclamando los compañeros y compañeras, junto con una garantía salarial y derechos laborales -entre los que se destaca una cobertura de salud a cargo de las empresas, que hasta hoy se ahorran desfinanciando la obra social del sindicato.

Circuito cerrado, Cablevisión/Telecom…

Las cableras vienen presionando desde el inicio de la cuarentena para seguir realizando instalaciones en los domicilios a pesar de todos los protocolos que plantean no ingresar a menos que sean actividades esenciales para no exponer a los trabajadores y usuarios al contagio. El acuerdo firmado con Telecom-Cablevisión por parte de la dirección del Satsaid la posiciona como parte del lobby patronal que pretende romper la cuarentena para privilegiar sus ganancias. Mientras se reiteran los “repudios” y declaraciones genéricas contra las patronales, dejan avanzar y se adaptan por abajo, firmando actas o convenios por empresa que consolidan los ataques en el gremio.

Desde La Naranja de Televisión denunciamos esta situación y llamamos a sacar conclusiones. Estamos atravesando una crisis que plantea la necesidad de una lucha por la defensa de todos los puestos de trabajo y el control de los trabajadores y delegados de las normas de bioseguridad.

No al ingreso en los domicilios a menos que sean tareas esenciales. Defensa de los convenios 131/75 y 223/75. Pase a planta de los "contratados" bajo Convenio Colectivo de Trabajo 131/75 y JD. Sostenimiento de la cobertura de salud para todos los compañeros y compañeras. Apertura de los libros de las empresas, canales o productoras que declaren estar en crisis o pretendan despedir o rebajar los salarios (exijamos que se cumpla el artículo 8 del DNU 297/2020). ¡No a la rebaja salarial! ¡No al pago en cuotas! Defendamos el poder adquisitivo del salario: apertura de la paritaria y, hasta que esto no suceda, ajuste automático del mismo por la inflación del Indec.

Por la organización independiente de los trabajadores. 

En esta nota:

Compartir