fbnoscript
13 de mayo de 2020

Mendoza: muere un niño en Lujan de Cuyo por la contaminación de YPF

Justicia por Oscar Riquelme.
Por Corresponsal

El barrio Juan Martin Giménez de Perdriel, en la ciudad de Lujan de Cuyo (Mendoza), ya cuenta con un fallecido a causa de leucemia meloidea aguda, enfermedad que es causada por el consumo diario de agua contaminada. Hace apenas unos días, Oscar Riquelme, de tan solo 9 años, falleció en el Hospital Notti. Análisis demostraron que el agua que beben posee restos de Benceno, Touleno, Xileno, MTB y gases, todos contaminantes cancerígenos.

En septiembre del año 2019 se inició una investigación debido a las reiteradas denuncias de las familias del barrio por casos de leucemia ligados al consumo de agua contaminada.

Son años de denuncias hacia la destilería por la contaminación de las napas de agua con productos cancerígenos. En la actualidad, en las cercanías del lugar se encuentran tres barrios afectados en los que viven más de 800 personas que beben de estas fuentes contaminadas.

La responsabilidad penal de distintos directivos y funcionarios de YPF aún está pendiente, ya que no hay avances en la causa. Mientras tanto los vecinos siguen consumiendo el agua envenenada, que procede de los pozos cercanos, controlados por la comuna. Al día de la fecha, hay más de 10 personas que se encuentran con síntomas y podrían padecer enfermedades similares.

El Estado es cómplice

La Municipalidad de Lujan de Cuyo mira hacia otro lado mientras las barriadas obreras cercanas a la destilería siguen tomando agua contaminada, que ellos mismos suministran a través de "Aguas Luján".

Mientras en la zona urbana del municipio se autoriza la construcción de barrios privados y negociados de la especulación inmobiliaria con terrenos cada vez más costosos, en el piedemonte los asentamientos y las barriadas obreras crecen junto con todos los déficit, entre ellos la falta de agua potable o no apta para el consumo humano.

Una comuna que recibe sumas por las regalías petroleras y nunca invirtió en higiene y seguridad o controles reales en los pozos. Sumado a que son los que les garantizaron durante años las ganancias y ahora van por el barril criollo. La crisis la están pagando las barriadas obreras con su vida a costa de la rentabilidad de las petroleras.

Frenemos la contaminación de YPF para no seguir lamentando víctimas fatales. Esto solo se puede lograr con una fuerte organización vecinal independiente del gobierno. Tenemos que levantar la voz y reclamar como se hizo hace poco con la rebelión por la lucha de la ley 7.722.

La nacionalización de toda la industria hidrocarburífera bajo control obrero es la única salida real que puede iniciar un proceso de remediación y mitigación de esta barbarie.

Exigimos justicia para Oscar Riquelme, llamamos a organizarse a todos los vecinos de Perdriel para que no quede impune la enfermedad y la muerte.

 

En esta nota:

Compartir

Comentarios