fbnoscript
14 de mayo de 2020

110 trabajadores aislados en el Hospital San Martín de La Plata tras el fallecimiento de una paciente con coronavirus

La negligencia del protocolo del Ministerio de Salud del gobierno bonaerense.

Tras el fallecimiento de una paciente de 66 años, a la que posteriormente le diagnosticaron coronavirus, 110 trabajadores del Hospital San Martín debieron quedar en aislamiento y toda el área de Emergencias bloqueada.

La situación muestra la crisis del sistema sanitario y la responsabilidad del gobierno de Axel Kicillof. Al momento de su fallecimiento, la paciente se encontraba internada por problemas neurológicos junto a otros seis pacientes más en el área de Emergencia, sin la protección y el aislamiento que requieren los casos de covid-19.

Como establece el protocolo del Ministerio de Salud, en la medida en que no presentaba síntomas no se le realizó un hisopado –a pesar de que los infectólogos demuestran que los casos asintomáticos representan el 70%. El protocolo que limita los testeos a los “casos sospechosos” está basado en el brutal vaciamiento de la salud pública bonaerense, y apunta a un retaceo de los insumos y elementos de bioseguridad.

La negligencia de este protocolo es tan grave que el diagnóstico positivo de covid-19 a la paciente fallecida fue totalmente fortuito. Así lo indica la Directora Social del Hospital San Martín, Ana Laura González, quien explicó que enviaron una muestra respiratoria al Hospital Rossi por sospechar que había incubado una enfermedad intrahospitalaria, y que fue por protocolo interno del Rossi -que realiza testo de covid-19 a todas las muestras que ingresan- que confirmaron la infección tres días después del fallecimiento.

Tras ello, procedieron al aislamiento de 110 trabajadores que estuvieron expuestos y al cierre del área de Emergencias en plena pandemia. Para hacer frente a semejante baja de personal, el gobierno comunicó que incorporarán sólo 30 trabajadores momentáneamente.

El vaciamiento sanitario se agrava con la política del gobierno de Kicillof de habilitar el levantamiento de la cuarentena, cediendo a la presión de los grandes capitalistas. A la par, el intendente Julio Garro hacía alarde de haber pasado una semana “sin contagios” para seguir flexibilizando el aislamiento social.

Esta situación en el Hospital San Martín muestra la desidia estatal y la exposición que sufren los trabajadores de la salud. Reclamamos la realización de testeos a toda persona que ingrese a internación a los hospitales, y la provisión de elementos de protección e insumos necesarios. Los recursos de la provincia y del país deben ponerse al servicio del abordaje de la crisis sanitaria y social, y no a rescatar una deuda usuraria.

 

Compartir