fbnoscript
14 de mayo de 2020

Trabajadoras de reparto sin derechos

Por
Mica Lp y Mica Jael Agrupación de Trabajadores de Reparto (ATR)

La precarización laboral no es una novedad ni tampoco un producto de la pandemia que recorre el mundo, más bien la pandemia exacerba los planes de las patronales sobre los trabajadores llevándolos a fondo. Es en este cuadro que uno de los sectores más golpeados, pero que también demuestra grandes reservas de lucha es el de las y los trabajadores de reparto, en Argentina y en todo el mundo.

Las trabajadoras de reparto, se ven obligadas no solamente a trabajar a destajo, sino que además, están a cargo tanto de la crianza y cuidado de los niños, y ahora también de las tareas escolares y domésticas. En el caso particular, las trabajadoras de reparto tienen que elegir entre salir a entregar pedidos a riesgo de contagio de ellas y sus familias o no recibir ningún ingreso. No entregan, no cobran, esa es la regla. Mientras tanto, las empresas no están proveyendo de insumos de seguridad e higiene a sus trabajadores en general, pero sí les exigen que los utilicen y cumplan los protocolos que les imponen. Incluso con el nuevo decreto vigente de utilización obligatoria de barbijo, los trabajadores de reparto se encuentran en problemas porque, de no tenerlos, la multa corre por su cuenta.

Pero desde el 20/4, cuando se inicia la cuarentena hasta hoy, el Estado no intimó ni sancionó a las patronales de apps por no brindarles los elementos necesarios para cumplir el protocolo laboral de seguridad e higiene. Los trabajadores de reparto no han tenido nunca accesos a baños propios, sino solamente a los baños de los locales de comida que les permiten ingresar según su voluntad. Es una situación crítica durante la pandemia ya que los locales de comida rápida están cerrados al público. La salud de todos los trabajadores de reparto se ve perjudicada, dado que son jornadas de 8 a 12 horas para cubrir un ingreso acorde a las necesidades básicas de una familia.

La situación es aún más incómoda para las trabajadoras que por un lado sufren más exposición a las infecciones urinarias en la medida que se expongan a retenciones prolongadas. Además tienen que salir a pedalear en los periodos menstruales, con la incomodidad particular de permanecer tantas horas arriba de una bici, y sin un lugar donde realizar el aseo personal que conlleva esta situación. En plena crisis sanitaria el reclamo de lugares de aseo y descanso toma mayor relevancia, dado que sin ellos es imposible prevenir cualquier tipo de contagio.

La falta de licencias por maternidad es otra de las necesidades que se sufre en este gremio. Al no contar con una regulación de la actividad, no existe esta figura de licencia de 3 meses ni tampoco un plan de contingencia donde a las trabajadoras en periodo de gestación se les otorgue un puesto administrativo, o algún tipo de tarea pasiva. La trabajadora embarazada, o bien deja de entregar, por ende, de percibir cualquier tipo de ingreso que permita cubrir sus necesidades, o pedalea a riesgo de perder el embarazo sin que nadie responda por esta situación.

Las trabajadoras de reparto, también denuncian que el método de la empresa de entregar los datos, tanto de nombre como de celular, a clientes y a los locales, las somete a una situación de acoso constante, donde cualquiera puede guardar esos datos y sin ningún tipo de obligación laboral las llaman, mensajean, mandan imágenes, y no hay un protocolo que les permita hacer una denuncia de este tipo para bloquear o sancionar al acosador. 

En un cuadro donde las empresas no paran de aumentar exponencialmente sus ganancias sin tener ningún costo , el Estado garantiza, haciendo la vista gorda, esta forma de precarización y sobreexplotación. La regulación de la actividad es una vía que podría garantizar mejores condiciones para las trabajadoras de reparto y para el conjunto del gremio. Esto solo será posible a través de la organización independiente del conjunto de las y los trabajadores de reparto, independiente de toda burocracia sindical y de todo gobierno, como hemos demostrado en las caravanas del 8 de Mayo que obligaron a la Secretaría de Trabajo a recibirnos y comprometerse a una reunión. Debemos continuar por este camino de organización y lucha. Desde ATR y GUA (Glovers Unidos de Argentina) llamamos a una asamblea nacional masiva e independiente el día Lunes 18 a las 17 hs vía zoom para discutir como continuar la lucha que recién comienza.


Dejá tus datos en este formulario para sumarte a la asamblea del lunes

Formulario

 

En esta nota:

Compartir

Comentarios