fbnoscript
14 de mayo de 2020

El SEOCA se suma al pacto UIA-CGT/Cavalieri-gobierno

Defendamos la salud y el salario de los trabajadores de comercio en el oeste del conurbano.

El Sindicato de Comercio de la zona oeste de Gran Buenos Aires no ha dicho una sola palabra para criticar el acuerdo firmado por la UIA- CGT y el gobierno nacional, que luego fue refrendado por Armando Cavalieri con la CAC (Cámara Argentina de Comercio), la CAME (Cámara Argentina de la Mediana Empresa) y la UDESCO (Unión de Entidades Comerciales Argentinas).

Dicho acuerdo tiene una vigencia por dos meses a partir del 1° de abril  y le permite a las empresas la reducción del salario en un 25%,  y alcanza a lxs trabajadores que no pueden realizar sus tareas habituales en razón del aislamiento social, preventivo y obligatorio previsto en el decreto 297/2020. La directiva del SEOCA, (Sindicato de Empleados y Obreros de Comercio y Afines), dirigida por Julio Rubén Ledesma desde hace más de 25 años, dijo verla con “buenos ojos” porque de esta forma no habría despidos en el sector mercantil.  

 

Pero desde que se decretó el aislamiento, muchos comercios que no son esenciales, como ropa o calzado, se vieron afectados y sus trabajadores (la gran mayoría trabaja en negro) fueron despedidos.

 

Nuestra Salud

La dirección del  SEOCA frente a anuncio de la OMS de declarar pandemia al coronavirus, no hizo más que “instar” a los empleadores a cumplir con las medidas de seguridad, pero no hubo un control real en los mercados.

Las patronales tardaron semanas en dar los elementos de seguridad sanitaria y dejaron que los supermercados y mayoristas rebalsaran de gente mientras aumentaban sus ventas y ganancias exponiendo al contagio a lxs trabajadores.

Ante la parálisis del sindicato, lxs trabajadores reclamaron asambleas para discutir y tomar medidas y llevar los reclamos a la patronal,  pero la orden del sindicato, según denuncian, fue que de realizarse asambleas serían denunciados penalmente y que como organización sindical no promovían dichas acciones.

En pocas palabras, no impulsarían ninguna medida de lucha ante la falta de cumplimiento de los protocolos por parte de las patronales.

Ejemplos sobran; en el mayorista Vital de Laferrere en donde hasta hace pocas semanas no contaban con barbijos, fue aislado un repositor externo por estar infectada su pareja. Apenas se desinfectaron los lugares de uso común. El supermercado Coto de Ramos Mejía, es otro caso para ilustrar. Este último sin ir más lejos  expuso a los trabajadores para defender los intereses de la patronal ante una clausura por parte del Municipio de La Matanza por incumplir normas de seguridad e higiene. En dicho conflicto no solo estuvo Ramón Muerza (opositor a Cavalieri en la seccional capital) a la cabeza junto al empresario Alfredo Coto, sino que también estuvieron los delegados que responden a Ledesma que no sacó ni un comunicado para repudiar el accionar de dicha patronal.

En la última semana se confirmó un caso positivo de Covid-19 en la sucursal de Walmart San Justo, en el partido de La Matanza. El supermercado cerró sus puertas y se implementó el aislamiento a todo el personal que pudiera haber tenido contacto con el empleado infectado por el plazo de 14 días, tal como lo establece el protocolo sanitario del Ministerio de Salud.

Mucho ruido, pocas nueces

Para calmar las aguas y en virtud de que Cavalieri había cerrado un bono por 5 mil pesos para tratar de descomprimir la bronca de lxs trabajadores de los supermercados, el Seoca envió cartas documentos a las empresas mayoristas solicitando un bono solidario de 20 mil pesos, que se abrió paso como reclamo en distintos supermercados. Hasta el momento no se informó en qué quedó este reclamo que llamamos a impulsar desde todas las sucursales.

Desde la Agrupación Naranja de Trabajadores de Comercio en la Coordinadora Sindical Clasista llamamos a organizarnos de manera independiente de las burocracias sindicales y poner en pie una organización que luche por los derechos de lxs trabajadores de comercio.

Ni despidos ni suspensiones, no a las rebajas salariales, abajo el pacto UIA-CGT-Cavallieri-Gobierno. Por el cumplimiento efectivo de los protocolos de seguridad sanitaria. Por el pago del bono de 20.000 pesos a todos los trabajadores de comercio.  Apertura inmediata de la paritaria salarial de comercio. Reducción de la jornada laboral a 6 horas mientas dure la pandemia. Por un aumento que garantice un salario mínimo igual a la canasta familiar, actualizado automáticamente por la inflación del Indec.

 

Compartir