fbnoscript
14 de mayo de 2020

La Pampa: el gobierno confirma congelamiento salarial para los estatales

Por Luciano González
Tribuna Estatal La Pampa

Esta semana los gremios estatales nucleados en la Mesa Intersindical y la Unión de Trabajadores de la Educación de La Pampa fueron convocados a la Casa de Gobierno de la provincia, donde los funcionarios sostuvieron que la "difícil situación financiera que atraviesa la provincia" (El Diario de La Pampa, 12/5)  impediría incrementar los salarios de los trabajadores de la administración pública provincial.

El congelamiento afecta a casi 35.000 estatales tanto provinciales como municipales, que desde el mes de enero no han recibido ningún tipo de recomposición salarial pese a haberse acelerado la inflación.

El ajuste salarial pasó desapercibido para la mayoría de los principales medios de prensa y se entremezcló con  un anuncio de incremento de las asignaciones familiares de… ¡600 pesos por hijo!

Este ataque vuelve a confirmar la denuncia que hemos hecho desde nuestra agrupación Tribuna Estatal y la Coordinadora Sindical Clasista: que los acuerdos sellados por el gobierno nacional con el sector privado para establecer reducciones salariales eran un anticipo del congelamiento salarial que se preparaba para los empleados públicos.

Demagogia

En la reunión, el subsecretario de Hacienda de la provincia, Guido Bisterfeld, junto al Secretario de Trabajo, Marcelo Pedehontáa, informaron a los gremialistas que “la caída de la recaudación” por el parate económico y “la disminución de los aportes de coparticipación junto a los adelantos financieros a los municipios impedían por el momento un incremento salarial” (Infopico, 12/5).

Queda así al desnudo la demagogia del gobierno provincial, ya que en días pasados el gobernador Sergio Ziliotto había declarado en conferencia de prensa que la crisis generada por el Covid-19 no iba a recaer sobre los trabajadores.

En esta línea de ajuste, el día miércoles los diputados nacionales del PJ Pampeano y de Juntos por el Cambio votaron en contra de tratar el proyecto del PO-FIT de un impuesto extraordinario a la riqueza, que sería la base para poder enfrentar la actual situación de crisis y garantizar la recomposición salarial.

Los gremios deben reaccionar

Así las cosas, la provincia "modelo" (como la autodefine el peronismo provincial), hace punta atacando el salario.

Los gremios estatales solicitaron la apertura de las paritarias y se llevaron el “compromiso” de transmitir el pedido al gobernador. Claro está que no podemos quedarnos sentados. Los sindicatos deben reaccionar y ponerse a la cabeza del reclamo, exigiendo una recomposición salarial de emergencia, el pase a planta de la totalidad del personal contratado que la patronal no ha cumplido (monotributistas, contrato equiparado Ley 643, Ley 2871), el reconocimiento del Código 37 a los trabajadores de Salud y el blanqueo de la totalidad del salario.

La prioridad deben ser la defensa del salario y los puestos de trabajo. La política de subsidios a las patronales y el pago a los especuladores financieros son incompatibles con los intereses de las mayorías populares.

En esta nota:

Compartir