fbnoscript
14 de mayo de 2020

“Este gobierno hay que sacarlo de raíz y para siempre”: los artistas de Puerto Rico vuelven a la carga

Y es solo el comienzo.

Bad Bunny, Ricky Martin, Residente y otros importantes artistas puertorriqueños han alzado nuevamente su voz contra la gobernadora Wanda Vázquez. Los músicos fueron un factor de difusión crucial durante la gran rebelión popular del año pasado -que logró la salida del gobernador Rosselló y de la cual la propia Vázquez se salvó por un pelo. Pasado el primer golpe de la pandemia, los trabajadores están retomando su fuerza y organización.

El centro de la polémica es una reforma conservadora y clerical del código civil, que cercena conquistas de las mujeres y de la comunidad LGBTI. Se trata de un fuerte ataque contra el aborto legal, la patria potestad para la mujer, la elección de identidad sexual, la reproducción asistida, la obligatoriedad de manutención para ambos cónyuges, el matrimonio igualitario, entre otras (El Nuevo Día, 12/4).

Pero es solo la punta del iceberg.

La administración se ha visto asediada por escándalos de corrupción ligados a las compras de insumos por la pandemia y a manejos discrecionales de fondos de ayuda social. Mientras tanto, más de 300 mil portorriqueños (el 10% de la población total) solicitaron el seguro de desempleo. Las ayudas sociales entregadas alcanzan a 600 mil personas, sobre una población laboralmente activa de poco más de un millón (Primera Hora, 12/4).

La crisis escaló al debate presidencial estadounidense. Joe Biden, probable candidato del Partido Demócrata, declaró que estaría dispuesto a rediscutir la controvertida ley Promesa, que limita la autonomía fiscal portorriqueña. Esta fue sancionada por la administración Obama, con Biden de vicepresidente. Bernie Sanders, ya fuera de carrera, propone extender a la isla el programa SNAP de ayuda alimentaria -una gota en el océano.

Mientras que Trump brega por una expoliación colonial de Puerto Rico, el sector local boricua pro-demócrata incita, por otra vía, una sumisión plena: convertir la isla en el estado número 51.

Sin embargo, los trabajadores están comenzando a retomar el hilo de la rebelión.

El 30 de abril y el 1 de mayo, atendiendo las restricciones del confinamiento, se realizaron importantes manifestaciones, incluyendo una caravana y convocatorias sindicales. Numerosas organizaciones sociales y políticas de Puerto Rico y de la diáspora en Estados Unidos han mostrado su vitalidad con pronunciamientos en la línea de las luchas de 2019.

El llamamiento a una Conferencia Latinoamericana de la Izquierda y el Movimiento Obrero (a iniciativa del Partido Obrero y tomado por la totalidad del Frente de Izquierda -Unidad), debe nutrirse de este proceso, organizar la solidaridad internacional contra la reforma del código civil y promover la lucha por un Puerto Rico libre, en el marco de gobiernos obreros en todos los países y de una federación socialista de América Latina.

 

En esta nota:

Compartir