fbnoscript
15 de mayo de 2020

Otro femicidio en Córdoba: la víctima fue estrangulada y calcinada

Su cuerpo fue encontrado en un basural de Villa Martínez, casi irreconocible.

Finalmente la justicia identificó a Beatriz Karina Bustos, de 42 años, quien fuera asesinada el pasado domingo, en su departamento de Alto Alberdi (ciudad de Córdoba), por Fernando Coronel, de la misma edad, con quien mantenía un vínculo sentimental desde hacía tiempo.

Las condiciones del cuerpo encontrado este martes desorientaron a los investigadores, que primero estimaron que se trataba de una niña de entre 10 y 13 años. Es así que a la justicia le tocó repasar las cotidianas denuncias por desaparición de mujeres a ver si alguna coincidía con el hallazgo. No obstante, la averiguación dio un giro que permitió determinar que se trataba de Beatriz. Por la repercusión de la noticia, se supo que el asesino buscó la ayuda de su dealer para tirar “un perro muerto” al vertedero donde encontraron a la víctima. Finalmente, un video del edificio donde vivía la mujer mostró cuando Coronel sacaba el pesado baúl que se ocupó de comprar para deshacerse de ella.

Fernando Coronel está acusado de homicidio calificado y femicidio, mientras su colaborador está imputado por encubrimiento (La Voz del Interior, 14/5). Según trascendió, al momento de ser detenido en la vivienda que Coronel compartía con otra mujer, confirmó que fue él quien cometió el crimen porque la discusión se “le fue de las manos”.

Evidentemente, la política de masculinidades con la que hace alarde la ministra de la Mujer de Córdoba, Claudia Martínez, pasa por la vereda del frente, porque más de la mitad de las mujeres siguen muriendo en manos de sus parejas o ex parejas.

Las manifestaciones en los crímenes son cada vez más macabras y dan cuenta de un clima de descomposición social en el que las mujeres somos tratadas como deshecho. La situación supera el plano doméstico: el Estado nos trata así cada vez que descarta presupuesto para combatir la violencia, pese al crecimiento de los femicidios.

Por eso desde el Plenario de Trabajadoras llamamos a reforzar los lazos de independencia de clase, rechazando las políticas de ajuste y sometimiento a los intereses del FMI. La deuda sigue siendo con las mujeres. Ni Una Menos, vivas nos queremos.

 

En esta nota:

Compartir