fbnoscript
15 de mayo de 2020

Entre Ríos: la docencia conquista las designaciones virtuales

Por Corresponsal

Una semana después de publicada, comenzó a aplicarse la resolución Nº 898 que establece el procedimiento para las designaciones virtuales de docentes en los cargos y horas vacantes que se produzcan durante el período de contingencia por la pandemia.

Es una respuesta parcial del gobierno de Gustavo Bordet frente a la presión de los docentes de toda la provincia, expresada a través de los medios, las redes sociales y de la firma de más de 450 compañeros en la primera entrega del petitorio que presentamos al gobierno provincial.

La respuesta es tardía, ya que vino después de 40 días de iniciada la suspensión de clases, y además presenta varios límites. Uno de ellos es que no respeta la normativa concursal vigente (Resolución 1.000), y no son concursos los que se realizarán sino designaciones de carácter transitorio –sin continuidad más allá del presente ciclo lectivo. Además, no contempla la retroactividad de las designaciones y del cobro al momento de suspenderse las clases y los concursos.

La resolución deja afuera todas las horas que no forman parte de la caja curricular, que son horas asignadas a las instituciones y en mayor medida utilizadas para talleres o acompañamiento pedagógico (matrícula en riesgo, estudiantes integrados, etc.). Por otra parte, no establece mecanismos de contralor gremial ni de las horas que cada institución necesita ni del proceso de designación docente, y tampoco se establece un mecanismo de impugnación.

Estas cuestiones las hemos planteado públicamente como minoría de la comisión directiva del sindicato Agmer seccional Uruguay por lista Azul Fuentealba y desde el Colectivo Trabajadores de la Educación de Concordia.

A partir de los problemas que se presentaron a la hora de designaciones, el gobierno emitió una nueva resolución el 11 de mayo, la N° 987, pero que no resuelve los problemas que denunciamos.

La conducción de Agmer provincia, integrada por la lista Celeste como mayoría y la Rojo–Negro (CCC) como minoría, desconoce estos reclamos elementales de la docencia por su subordinación política al gobierno de Bordet y Alberto Fernández. Una vez que salió la resolución se la adjudicaron como un triunfo propio, cuando se mantuvieron en el más profundo silencio desde la suspensión de los concursos, mientras la situación de los docentes que habían cesado en sus cargos se tornaba cada vez más desesperante. Ahora que se extienden las denuncias por los límites de la disposición del gobierno, salieron a plantear que dicha normativa no contiene los “consensos” necesarios; un bochorno que no logra disimular que estuvieron ausentes de todo el proceso de lucha.

Seguiremos reclamando el ingreso mínimo de $30.000 para los docentes que están sin trabajo o que no completen ese ingreso, la cobertura de la obra social para todos, las designaciones y pago retroactivo de las mismas al inicio de la cuarentena.

 

Compartir