fbnoscript
15 de mayo de 2020

La lucha de las mujeres y disidencias no está en cuarentena

Sábado 16 se realiza la primera asamblea de CABA para organizar acciones de lucha hacia el 28M y el 3J.

Organizaciones independientes del movimiento de mujeres y disidencias convocamos a una primera asamblea virtual este sábado 16 de mayo para organizar jornadas de lucha hacia un próximo 3 de Junio, aniversario del #NiUnaMenos, y el 28 de Mayo, día de acción mundial por la salud de las mujeres –emblema de nuestras movilizaciones por el derecho al aborto legal y el acceso pleno a la salud de las mujeres.

Todos los últimos años estas asambleas para organizar los 3J las convocaba el Colectivo Ni Una Menos, que hoy está mayoritariamente integrado al gobierno. Estando tan cerca de la fecha, la deserción de estas organizaciones de convocar a cualquier instancia de organización es una clara señal de que su filiación gubernamental es una traba a las causas por las que luchamos. Porque no hay manera de defender a las mujeres y las disidencias sin ir al choque con el poder político que pisotea nuestros derechos y tiene como aliados del ajuste y la contención social a las iglesias.

Sucede que la cuarentena no ha hecho más que agravar las múltiples violencias que sufrimos las mujeres, empezando por su expresión más brutal, los femicidios, que ya alcanzan la friolera de una treintena. Pero también la violencia que representan los abusos intrafamiliares y los embarazos no deseados. Los abusos patronales que el gobierno avala (y hasta promueve por medio de decretos pactados con las patronales y la burocracia sindical) y se expresan en despidos masivos y ataques al salario que sufrimos las trabajadoras en todos los ámbitos. Las graves irregularidades en el cobro de la IFE, que representa apenas 10 mil pesos en casi dos meses de cuarentena y que hay legiones de desocupadas/os y precarizadas/os que aún siguen sin cobrarlos. O la desesperante situación de las empleadas domésticas, a quienes les quieren hacer pasar la IFE como un subsidio patronal, o las obligan compulsivamente a pasar de categoría en el convenio para obligarlas a trabajar en condiciones de enorme exposición sanitaria, cuando no les correspondería.

El cuadro que vivimos es brutal. Las mujeres estamos tremendamente expuestas a las miserias que vive el grueso de la clase trabajadora en nuestro país en medio de la pandemia, y somos a su vez las que cargamos con el cuidado de familias enteras, sin recursos para ello. Porque los recursos del país están siendo dilapidados en el pago de la usurera deuda externa.

Nuestro movimiento de lucha ha repetido hasta el cansancio que “la deuda es con nosotras”, reclamando el no pago de la deuda y la ruptura con el FMI en absolutamente todos los documentos que hemos acordado para cada instancia de movilización en los últimos cinco años (los 8 de marzo, los 3 junio, los 25 de noviembre).

Pero ahora hemos visto a un nutrido grupo de funcionarias que en nombre del “feminismo” salen públicamente a apoyar las negociaciones de deuda que lleva a cabo el gobierno de Alberto Fernández y el Ministro Guzmán –que actúa al ritmo del libreto que imponen el capital financiero y el Fondo Monetario.

En vísperas de un nuevo 28 de Mayo, seguimos sin avances en el tratamiento del aborto legal. Ni aparece el proyecto prometido por el gobierno ni quieren dar tratamiento en el Congreso al proyecto de la Campaña. Ahora que ya se aprobado un protocolo de funcionamiento en el marco de la cuarentena, no hay ninguna excusa. Lo que falta es voluntad política.

Que las organizaciones que se identifican con el gobierno prioricen la defensa de la política oficial, a la organización, la lucha y el reclamo por nuestros derechos, es un camino extremadamente grave.

La convocatoria, que hemos suscripto las organizaciones del Frente de Izquierda Unidad, Las Rojas y Venceremos- PT (que integra la Campaña Nacional contra las violencias), ha sido el fruto de una iniciativa del Plenario de Trabajadoras, en la que hemos insistido arduamente durante las últimas dos semanas. Poder realizar una primera asamblea para organizar acciones de lucha, que deben comprender movilizaciones de acción callejera –con todos los recaudos que impone el necesario aislamiento social-, es un paso adelante para superar las trabas de la cooptación de quienes nos quieren vender que con un Ministerio inocuo y sin presupuesto vamos a dar satisfacción a nuestros reclamos.

 

Reproducimos aquí el texto de convocatoria acordado para la asamblea.

 

LA LUCHA DE LAS MUJERES Y DISIDENCIAS NO ESTÁ EN CUARENTENA

Basta de femicidios, travesticidios y violencia machista. Presupuesto de emergencia para asistencia integral a las víctimas en base al no pago de la deuda e impuestos a las grandes fortunas y empresas. El Estado y el gobierno son responsables.

Aborto legal ya. Que se apruebe el proyecto de ley de la Campaña.

Separación de la Iglesia y el Estado. Anulación los subsidios a la educación religiosa. Basta de financiar a las iglesias.

Que la crisis la paguen los capitalistas, no el pueblo trabajador. Prohibir los despidos y suspensiones. Todos los insumos de seguridad para los trabajos esenciales. Aumento de salarios, jubilaciones y planes sociales igual a la canasta familiar. Ruptura con el FMI y los bonistas. No al pago de la deuda externa. Impuesto a la riqueza ya.

Todo el apoyo a las luchas en curso! Trabajadorxs del SUTNA, Stani, La Nirva, Municipales de Tigre.

Seguimos organizadas. Asamblea virtual para preparar jornadas de lucha hacia el 28M por aborto legal y el 3J por Ni Una Menos el sábado 16 de mayo a las 11 horas.

Isadora

Juntas y a la Izquierda

Las Rojas

Pan y Rosas

Plenario de Trabajadoras

Venceremos – PT

 

Compartir