fbnoscript
16 de mayo de 2020

Paro en Morvillo logra acta acuerdo por el 100% del salario de abril

Crónica de un conflicto que culminó con un triunfo de los trabajadores.

Luego de 26 horas de paro la asamblea general aprobó por unanimidad el acta-acuerdo que compromete a la patronal al pago del 100% del salario del mes de abril y establece reuniones, a partir del lunes siguiente, para discutir el resto del pliego de reivindicaciones. Un enorme paso que, en términos generales, expresa una tendencia en el movimiento obrero decidida a enfrentar el ajuste y, en particular, refuerza la organización gremial de la fábrica.

El ajuste de las patronales y la pandemia

Morvillo, al igual que el conjunto de las patronales, pretende utilizar el agravamiento de la crisis económica que genera la pandemia para establecer un nuevo piso de explotación de la clase obrera. Intenta imponer el ajuste que no ha podido realizar, en los términos pretendidos, antes de la cuarentena.

El ataque al salario tuvo un punto de inflexión en las paritarias 2019. La empresa se recostó en la cláusula de absorción que permite a las empresas evitar los aumentos o parte de ellos. La cláusula figura año tras año en los acuerdos paritarios y es defendida por la directiva del sindicato. En los hechos funciona como el canal de depreciación salarial del gremio. Después de 16 paritarias Morvillo la aplicó, aunque parcialmente, el año pasado.

Antes de la cuarentena el ataque pasó por la amenaza de despidos masivos si no se aceptaba la “suspensión” del turno noche. Se llegó a un acuerdo que mantenía, aunque reducido, el turno. El límite que pusieron los trabajadores fue muy importante porque evitaba duplicaciones de puestos, paso previo a despidos.

Durante la cuarentena la patronal dedicó gran parte de su energía a atacar vía comunicados a la Comisión Interna, en una obscena intención de golpear la organización gremial y la unidad de los trabajadores y preparar así el escenario de futuros ataques.

El lunes 11, a pesar de que la empresa es beneficiaria del programa de subsidios ATP y recientemente fue habilitada legalmente para reactivar su producción -aunque ya lo venía haciendo en los hechos como lo hace la mayoría de las empresas gráficas- la patronal le anunció a la Comisión Interna su decisión de recortar el 30% de los salarios. A su vez no garantizaba el 50% faltante del mes de abril.

Cabe mencionar que la semana pasada, una asamblea que mantuvo parada la planta durante 5 horas por la deuda salarial de marzo, anunciaba la disposición de lucha de los trabajadores.

En este cuadro se realizó la asamblea general el día miércoles 13/5.

La asamblea general

La asamblea se destacó por su masividad y combatividad. Elaboró un pliego de reivindicaciones que incluía en primer lugar el rechazo y repudio al recorte salarial y en defensa de todos los puestos de trabajo. El pliego reclamaba un cronograma de pagos del 100% del salario de abril, la entrega del protocolo de seguridad e higiene que establece la habilitación para funcionar, que se garantice el transporte seguro a todos los trabajadores, que se reabra el turno noche para evitar aglomeraciones en planta, baños y vestuarios y que todos los acuerdos o propuestas consten en actas.

Frente a la respuesta negativa de la patronal la asamblea votó por unanimidad el paro.

Después de 26 horas, y algunos intentos infructuosos de la empresa por quebrar la medida, la patronal ofreció una propuesta. La Interna mantuvo firmemente el mandato de asamblea y se logró mejorar los términos de la propuesta inicial tras una extensa reunión que implicó varios cuartos intermedios.

Finalmente, y antes de rubricar el acta, se sometió la propuesta a la asamblea general. El colectivo obrero valoró positivamente el compromiso del pago del 100% del salario. Además, el cronograma se podría mejorar en el transcurso del mes, lo que será evaluado en las reuniones establecidas a partir del lunes 18.

Pero sobre todo, y los más importante, fue el balance general de la asamblea. La comprensión de que la unidad y la acción directa le pusieron límites a los planes de ajuste refuerza al colectivo obrero de cara a una etapa donde las patronales pretenden imponer un nuevo piso de explotación de los trabajadores.

Esa conclusión fue repetida una y otra vez, de alguna u otra manera, aunque siempre muy clara, en las intervenciones de los compañeros. Sin dudas, es el valor más preciado de esta huelga.

Mención especial merece la actitud de la directiva del sindicato gráfico. La asamblea, a instancias de la interna, le solicitó que además de hacer la denuncia en el Ministerio emitiera un comunicado para difundir el conflicto en el gremio y que nadie imprima los trabajos de Morvillo. Recién a las 22 h del miércoles nos llega el borrador del comunicado. La asamblea le dio el ok. Pero ese comunicado nunca vio la luz. Tampoco hubo audiencia en el Ministerio.

En contraste los compañeros tomaron la iniciativa y se encargaron de difundir los comunicados que sacó la Comisión Interna. Fueron muchos los medios, tantos locales como nacionales, que se hicieron eco del paro.

El paro y su resultado significan un gran paso adelante y refuerza la organización de los trabajadores. Ahora queda establecer un control riguroso del cumplimiento del acta, y defender el pliego de reivindicaciones en la mesa de negociación. A su vez, mantener la guardia en alto porque el ajuste anunciado sigue en pie en los planes de la patronal.

El paro de Morvillo no es un rayo en cielo sereno, se inscribe en una tendencia general del movimiento obrero a luchar contra el ajuste como lo manifestó la lucha del Sutna y el triunfo de los trabajadores de Fate.¡Felicitaciones compañeros!

 

En esta nota:

Compartir