fbnoscript
16 de mayo de 2020

Córdoba: municipales en pie de lucha para enfrentar el recorte salarial de Llaryora

Por Susana Rins
delegada Lista Fucsia

En las últimas jornadas se multiplicaron las acciones de los trabajadores municipales repudiando la ordenanza que reduce la jornada laboral y ajusta su salario. Cada repartición diseñó un flyer desde el cual explicitar el repudio y se sumaron iniciativas de reclamo, tales como las desarrolladas desde la Dirección de Atención Primaria de la Salud y el hospital de Urgencias. El área de tránsito enfrentó el carneraje con el que el director de la repartición pretendió boicotear la medida de fuerza. Los directivos de las escuelas municipales viralizaron videos donde plantean cada uno de los reclamos por seguridad, actos públicos y en rechazo a la ordenanza. En esta sintonía en el día de hoy se realizó una asamblea de trabajadores en el Hospital Infantil. En la base del sindicato crece la bronca y las iniciativas de acción directa para enfrentar este ajuste.

Detrás del recorte salarial, hay una política anti obrera para avanzar contra el estatuto y se otorga plenos poderes al ejecutivo para modificar y eliminar cargos municipales a discreción. La importante presencia de servidores urbanos (trabajadores pertenecientes a cooperativas, habilitados por la ordenanza de emergencia sancionada en diciembre) da cuenta de la intención de proceder de hecho a un reemplazo de trabajadores de planta por trabajadores precarizados. Nuevamente el ataque al salario está planteado: la percepción del refrigerio, correspondiente al 5% del salario, se depositó íntegramente como suma no remunerativa, pero con el agregado de descuentos –como si hubiera sido en blanco.

El ataque salarial viene acompañado de una embestida judicial contra los municipales. En el día de hoy se han dado a conocer 13 imputaciones a trabajadores de la cúpula del Suoem (sindicato de municipales) con el objeto de doblegar las acciones que crecen desde las bases.

Sin dudas, el ejecutivo municipal despliega una ofensiva que ha colocado a la comisión directiva del sindicato detrás de los acontecimientos. La vía administrativa y la judicial se presentan como insuficientes para contener la desazón de los trabajadores. En contraste, van tomando fuerza iniciativas de acción directa. Es necesario un plan de lucha de conjunto para voltear este atropello. En esa perspectiva la Agrupación clasista 29 de mayo -la Fucsia- está planteando que el cuerpo de delegados delibere por reparticiones y de manera general y resuelva un plan de lucha unificado estableciendo medidas progresivas para lograr la derogación de la ordenanza. Esto, junto a toda una orientación para ganar la solidaridad del conjunto de trabajadores que también están soportando el ajuste son las tareas que impone la hora.

La comprensión de que el ataque a los municipales es una punta de lanza para avanzar sobre la organización de los trabajadores del sector estatal y privado, de la ciudad y la provincia, es indispensable. La comisión directiva debe convocar al cuerpo de delegados para deliberar y establecer un plan de lucha que plantee paros progresivos para derrotar de raíz los planes de ajuste y que la crisis la paguen los capitalistas.

 

En esta nota:

Compartir