fbnoscript
16 de mayo de 2020

Luchemos contra el hambre en los barrios de San Miguel

El Comité de Crisis del distrito de San Miguel (compuesto por autoridades municipales y representantes de organizaciones sociales ligadas al gobierno nacional como el Movimiento Evita, la CTEP y otras locales) se reunió el viernes 8 de mayo para tratar la situación de los barrios frente al Covid-19.

Todas las organizaciones coincidieron en que la entrega de alimentos es insuficiente y pidieron más mercadería para los comedores que día a día se ven abarrotados de familias, pero los funcionarios municipales contestaron que todos los recursos están puestos en la “reestructuración” del sistema sanitario de San Miguel, que apenas consiste en habilitar 50 camas para pacientes con coronavirus en un distrito de 270.000 habitantes.

El cuadro se agrava porque además del hambre las barriadas llegan a esta crisis sanitaria en pésimas condiciones de higiene. En San Miguel un 50% de los hogares no cuenta con agua de red, y el 40% carece de cloacas. A ello hay que sumar el crecimiento de los basurales a cielo abierto.

Las organizaciones sociales integradas al gobierno no pudieron ofrecer ninguna respuesta ante la negativa del municipio. El camino para conquistar los reclamos es el emprendido por el Polo Obrero y el Frente de Lucha Piquetero con las jornadas nacionales de lucha contra el hambre.

En esa sintonía, desde el Polo Obrero de San Miguel reclamamos la formación de comités de higiene electos por los vecinos de los barrios, que discutan una salida que contemple las necesidades de las familias trabajadoras. Exigimos además que se garantice la entrega de alimentos y kits sanitarios para los comedores populares, un seguro al desocupado de $30.000, y un plan de obra pública (hidráulicas, de saneamiento) y de viviendas populares bajo control de asambleas barriales, generando puestos de trabajo genuino.

El camino es la organización independiente y la movilización hasta conquistar los reclamos. Llamamos a las familias del distrito a unir fuerzas por ello.

 

En esta nota:

Compartir

Comentarios