fbnoscript
16 de mayo de 2020

ATE provincia de Buenos Aires: a espaldas de los reclamos de lxs estatales

El sindicato impulsa un ciclo de plenarios sectoriales sin organizar una salida.
Por Germán Cuendias
Delegado ATE Trabajo Agrupación Tribuna Estatal – Naranja

Un plenario virtual de delegadxs de Agencias del Ministerio de Trabajo de la Nación en la provincia de Buenos Aires, tuvo lugar el pasado Jueves, como parte de un ciclo de reuniones sectoriales que viene organizando la dirección provincial de ATE. El encuentro contó con gran presencia de representantes de la conducción del sindicato -a nivel nacional, provincial y de seccionales-, además de ocho delegadxs de Trabajo entre lxs que me incluyo como delegado de La Matanza e integrante de la agrupación Tribuna Estatal.

El informe de la conducción destacó la enorme exposición de lxs trabajadorxs estatales abocadxs a servicios esenciales -son numerosos los casos de Covid-19 por falta de protocolos y elementos de protección- y la necesidad de reglamentar el creciente teletrabajo. Se señaló el grave escenario de precarización laboral -un 70% trabaja bajo modalidades precarias- y la profundidad del retraso salarial -en casi toda la Administración Pública los sueldos oscilan entre los $20.000 y los $35.000, lejos de la actual canasta familiar de $66.000-. Ante semejante cuadro, se informó que la CTA-Autónoma -Peidró-Godoy- le “está pidiendo” al ministro Claudio Moroni que declare “esencial” la actividad sindical; mientras tanto, ATE “dialoga” con el gobierno para “cerrar” la paritaria 2019 y abrir la de 2020, y prepara “videos” y medidas “virtuales” por el salario. Finalmente, pese a reconocer “un arrastre” del ajuste macrista que el actual gobierno “no llegó a revertir por la pandemia”, se quiso valorar el carácter “popular” de este gobierno que “rejerarquizó” el Ministerio de Trabajo -Macri lo había degradado a Secretaría.

Así, quedó a la vista la profunda contradicción de la dirección del sindicato: mientras reconoce las pésimas condiciones de trabajo y los salarios de pobreza, su planteo general no sale de apoyar a un gobierno que aplica una política de ajuste fiscal enfocada en el pago de la deuda con el FMI y lxs bonistas, y que cede ante la ofensiva de empresarixs, banquerxs, especuladorxs, sojeras y mineras.

El problema de fondo de nuestro sindicato es su falta de independencia política para intervenir con un planteo propio en defensa del salario y las condiciones de trabajo. En este sentido, la agrupación “Verde” que conduce el sindicato y la seccional bonaerense, no se distingue de la “Verde y Blanca” que apoya abiertamente al gobierno y denuncia el ajuste salarial sólo en el distrito de Horacio Rodríguez Larreta. Ni siquiera, en orientación política, se diferencia del eterno oficialista UPCN, cuyo secretario general y dirigente cegetista Andrés Rodríguez acaba de firmar el pacto UIA-CGT-gobierno de rebajas salariales en el sector privado.

 

La intervención desde Tribuna Estatal

Nuestra intervención partió de denunciar la parálisis total de las políticas del Ministerio de Trabajo para defender el salario y los puestos de trabajo, situación previa a la pandemia y ahora agravada. No solo eso: ante la ofensiva de las empresas durante el aislamiento -cierres, despidos, rebajas salariales- el Ministerio no intercedió para frenar los atropellos sino para homologar despidos masivos y suspensiones con rebaja salarial. Esto como parte de un gobierno nacional que sigue reprimiendo trabajadorxs y subsidia a empresas millonarias con dinero de Anses -antesala de un nuevo saqueo “nacional y popular” a las jubilaciones en junio-, en lugar de hacerlo con un impuesto progresivo a las fortunas.

Sostuvimos que la falta de políticas para defender el salario y los puestos de trabajo, así como para atender las necesidades de salud, educación y vivienda, no es producto de un mero “arrastre” del macrismo sino que tiene una razón concreta: el ajuste fiscal que aplica el gobierno para pagar la deuda. Señalamos también que en un contexto de golpe brutal al salario privado y de descuentos salariales en provincias y municipios -sin olvidar los despidos en muchas dependencias públicas- el golpe al conjunto de lxs estatales es inminente.

Reincorporaciones y democracia sindical

Párrafo aparte merece la auto reivindicación que la conducción pretendió hacer de las reincorporaciones en el Hospital Posadas y en el Inti. Se sabe que, hasta el momento, son los dos únicos casos de reingresos significativos de despedidxs durante el macrismo. Y que, lejos de haber sido organizadas por las conducciones nacional y provincial de ATE, se trata de luchas impulsadas por lxs propixs despedidxs con total independencia política respecto de los gobiernos -de lo cual carece la conducción de ATE. No sólo eso. En el Posadas el listado de despidos fue redactado en conjunto con la Seccional Morón del sindicato, conducida por Darío Silva, quien no dudó en mandar patotas a las asambleas de lxs despedidxs. En el Inti, desde la Junta Interna de ATE -conducida por Tribuna Estatal- se organizó una comisión de despedidxs que luchó a brazo partido hasta conseguir su reincorporación, en un marco de agresiones físicas y verbales a “Lolo” Domínguez , secretario general de la Junta, por parte de ex delegados de la anterior conducción “Verde” en el Instituto.

Ante nuestra propuesta de que el plenario apoyara la campaña en rechazo a estos ataques y por el apartamiento de los agresores del sindicato, la conducción se limitó a señalar que está “en contra” de cualquier “acto de violencia”, omitiendo sacar un pronunciamiento al respecto.

Un programa en defensa de lxs estatales

Finalmente, sostuvimos la urgente necesidad de que nuestro sindicato rompa con la política de subordinación al gobierno nacional, y ponga en pie un programa y un plan de lucha en defensa de nuestras reivindicaciones: por un salario igual a la canasta familiar, por la reincorporación de lxs despedidxs -por parte de Macri y de Fernández-, por la erradicación de la precarización y tercerización laborales en el Estado, por la nacionalización de todo el sistema de salud -público, privado y de obras sociales- bajo control de sus trabajadores.

 

 

En esta nota:

Compartir