fbnoscript
16 de mayo de 2020

Mendoza: YPF sigue contaminando

Una nueva denuncia luego de la muerte de un niño de 9 años.

Después de la noticia de la muerte de un niño de 9 años en las barriadas más humildes de Luján por leucemia, aparentemente provocada por contaminantes de la refinería de YPF, la planta vuelve a ser noticia. Diversas denuncias en las redes y los diarios mendocinos dan cuenta de grandes cantidades de humo provenientes de las calderas de la empresa este sábado 16 a la mañana.

Si bien el precio del petróleo está liquidado la industria energética sigue su producción. Las denuncias de los vecinos de Perdriel llegaron a los medios masivos de la provincia y fueron respondidos por parte de las autoridades de la refinería como una situación sin importancia: el encendido de una caldera que no estaba siendo utilizada. Esto despierta la atención de los vecinos ya que no es la primera vez que suceden grandes emisiones de humo del que no se sabe su composición.

Las denuncias por la contaminación de la planta no son recientes sino que hacer parte de una larga cola que en 1999 condenó a dos empleados de YPF S.A. por contaminación ambiental en el caso Ayala, por liberación de gases peligrosos que determinaron la intoxicación de más de 30 personas. Este caso sin embargo marca una continuidad de la impunidad patronal. Los directivos de YPF ni siquiera recibieron mención por sus responsabilidades.

Desde el 2019 la destilería se encuentra bajo investigación por la Unidad de Delitos no Especializados. Se investiga la responsabilidad de los directivos de YPF S.A. en la violación de la ley 24.051. Esta investigación se detuvo por la pandemia pero debe continuarse inmediatamente con el agravante de la muerte de Oscar Riquelme, un niño de 9 años de Luján.

El municipio que hasta hace días se encontraba haciendo reparticiones de alcohol en gel en las calles nada ha dicho sobre esta situación ,ni sobre el consumo por bombas de agua en los barrios más humildes donde no llega la distribución estatal, ni sobre las condiciones de la empresa de distribución de agua.

La contaminación de la compañía no es aislada a una sola persona sino que se registran cuatro casos de leucemia en las zonas cercanas. Las condiciones generales de la salud de los barrios aledaños deben ser investigadas, pues los análisis de agua de las napas registran sustancias tóxicas que provendrían de la planta. Si bien todas las señales dan clara señal de que YPF es responsable de la degradación de la salud de por lo menos 4 personas y la muerte de un niño la empresa no ha modificado ni una sola de sus prácticas y tampoco ha hecho declaración alguna de sus responsabilidades. Rechazamos que las responsabilidades caigan sobre los empleados de la firma sino que abogamos por el juicio hacia los responsables de la dirección. YPF debe hacerse responsable no solo judicialmente sino garantizar la remediación ambiental de la zona y hacerse cargo de la salud de todos los posibles afectados por la emisión de contaminantes.

Mientras la producción se haga al ritmo e interés de la extracción capitalista las situaciones de contaminación y ataque a los trabajadores seguirán siendo moneda corriente. La continuidad de las actividades de la destilería debe darse bajo el control de los vecinos y trabajadores a medida de las necesidades sociales de los trabajadores de todo el país, en oposición a la extracción desmesurada de los recursos que se hace actualmente. Por eso es necesario la nacionalización y el control obrero de toda la industria hidrocarburífera.

 

Compartir

Comentarios