fbnoscript
16 de mayo de 2020

En Hurlingham, el dengue no está en cuarentena

Aunque el Covid-19 ocupe el centro de la agenda diaria del distrito, el mosquito golpea fuerte en los barrios populares.
Por Corresponsal

El crecimiento silencioso de los casos de dengue alcanza hoy en el país índices pavorosos. En lo que va del año ya se ha superado el nivel de contagio de los dos anteriores, con una vertiginosa suba del 700%. Por su parte, la zona oeste del Gran Buenos Aires es la más golpeada del conurbano bonaerense, uno de los principales focos de contagio. Teniendo en cuenta los últimos datos oficiales del Ministerio de Salud de la Provincia, se produjo en ella una duplicación en los casos tan solo en el último mes, y ya son 582 los vecinos de la zona que contrajeron el virus en este 2020.

La situación del municipio

Hace poco más de dos meses, la Secretaría de Salud y de Infraestructura Urbana, del municipio que hoy encabeza Juan Zabaleta (Frente de Todos), informaba la “intensificación” de su campaña contra el dengue la cual consistía en la elaboración de un mapa con “zonas críticas” a fumigar, y el aviso y recomendaciones a los vecinos. Si analizamos cuidadosamente los datos obtenidos al día de la fecha, dichas medidas desnudan su pobre efectividad: un aumento mayor al 70% en el número de casos en poco más de dos semanas. En el partido se pasó de un número total de 28 (fines de abril) a 48 casos confirmados, teniendo en cuenta el último informe presentado por la provincia. El crecimiento es tan notorio como preocupante, al punto tal de que se han más que triplicado los casos conocidos a principios del mes pasado (15 casos confirmados). Otro de los datos que se deben tener en consideración es que 44 de los casos previamente mencionados fueron catalogados como “autóctonos”, lo cual implica la existencia de un ambiente favorable a la reproducción del propio mosquito transmisor (que no suele desplazarse más de 400 metros de su lugar de origen).

La situación ha llegado al punto tal que el propio Ministerio de Salud de la Provincia ha catalogado al municipio (junto a otros cinco de la zona) como “áreas de brote”, siendo que “registra la aparición sostenida de casos autóctonos de dengue”. El golpe que esta enfermedad ha tenido en los barrios es notorio, en particular en lo referido a Villa Tesei, Barrio Luna y en La Zeta. Lo anterior no responde a una cuestión arbitraria o caprichosa, ya que en estos distritos existen numerosos espacios abiertos (sobre todo en los dos últimos) donde el mosquito encuentra un ambiente ideal para poner sus huevos y reproducirse.

¿Cómo enfrentamos la epidemia?

Una campaña seria no puede detenerse ante el simple “descacharreo” por parte de los ciudadanos en sus respectivos hogares, sino que debe hacer de ello una parte de un plan integral de mayor cauce. Ante este panorama, la principal apuesta de las autoridades es la llegada del invierno, y junto con él, del frío, lo que supondría un descenso drástico en la cantidad de mosquitos existentes y en su reproducción. Esto no hace más que poner de manifiesto la ineficacia de los planes de acción empleados hasta el momento, que no solo no han logrado reducir el número de nuevos contagiados, sino que lo han aumentado de manera drástica. A la luz de lo retratado, la “espera del frío” no representa una estrategia, es una mera resignación por parte de las autoridades ante una epidemia a la que no pueden oponer resistencia alguna.

Desde el Partido Obrero exigimos que las autoridades del municipio apliquen un plan de urgencia contra el dengue, que incluya como elemento principal un plan de fumigación, descacharrado y desmalezamiento en todos los espacios propicios para la reproducción del mosquito. Simultáneamente, reclamamos un aumento en el presupuesto destinado a la salud pública para poder hacer frente a todas las problemáticas sanitarias que tienen los vecinos.

 

En esta nota:

Compartir

Comentarios