fbnoscript
17 de mayo de 2020

Cantantes líricos de Argentina denuncian su difícil situación

Por Ramiro Pérez
Músicxs Organizadxs

Casi medio centenar de cantantes líricos del país, de sobresaliente carrera y relevancia internacional, emitieron una carta pública –que reproducimos al final de esta nota- denunciando lo que millones de músicos alrededor del mundo están padeciendo por la imposibilidad de realizar sus labores.

Este pequeño pero importante sector pone de relieve la “parálisis absoluta” de todo el sector, que agrava la situación que viene sufriendo desde hace tiempo.

Sucede que la crisis capitalista trae como consecuencia la disminución de temporadas liricas o espectáculos solventados por Estados. Los teatros oficiales públicos o con participación privada del mundo vienen produciendo cada vez menos. Esto acarrea la contratación de menos artistas y técnicos, y la mayor pauperización en las contrataciones y las condiciones de las labores.

Este sector de artistas suele complementar su actividad con la docencia, que por esta misma crisis pandémica tampoco puede ser desarrollada. Los trabajos realizados suelen pagarse con retrasos de meses y es muy importante decir que esta actividad será de las ultimas en volver a reactivarse.

En este mismo sentido debiera nombrarse la cantidad de organismos artísticos oficiales  que ya hace años están siendo desfinanciados y que pasan por profundas crisis. El Teatro Argentino, el Teatro Colón, el Teatro Municipal de Bahía Blanca, la Sinfónica Nacional, la Sinfónica de Salta, Sinfónica de Chaco, y la disolución en plena pandemia de la Orquesta Municipal de José C. Paz, que tiene a sus integrantes despedidos luchando por su re incorporación. La forma de contratación precaria y discrecional es trazable en todos los aspectos, al tiempo que son múltiples los negociados que circundan las contrataciones extranjeras. En el ámbito educativo también hay que nombrar la caída en el presupuesto para conservatorios oficiales y recordar también la disolución del Ballet Nacional de Iñaqui Urlezaga. En el ámbito mundial, son ejemplos de vaciamiento y ataque al sector los dirigidos contra el Teatro de La Zarzuela español y el Teatro Municipal de Chile.

Hasta ahora ningún ministerio ni nacional, ni provincial ni de la ciudad de Buenos Aires se ha hecho eco del reclamo de los miles de músicos –como ponen de manifiesto en la carta. El gobierno de Larreta nos ha comunicado que las partidas se han destinado a otros sectores, en una política de ajuste reforzada por la ley de emergencia. Los ministerios nacionales proponen a al Ingreso Familiar de Emergencia –equivalente a 10 mil pesos- como una salida. Se elige responder a los compromisos con el capital financiero en lugar de atender las necesidades de trabajadores en situaciones apremiantes.

La iniciativa de la carta pública se enmarca en una tendencia de los artistas líricos en diferentes partes del mundo a organizarse por sus derechos. El último caso es el de ALE, Sindicato Lírico de España, pero lo propio sucede con Aclich en Chile.

El planteo de los músicos nacionales de la lírica se toca directamente con uno de los planteos de Músicos Organizados (lista opositora en el Sindicato Argentino de Músicos) por un seguro de desempleo -entre otros puntos de una campaña integral por nuestras reivindicaciones. El valor de estas iniciativas se ve con claridad con el ejemplo de Grecia, donde los músicos han arrancado un seguro de desempleo a un Estado completamente golpeado y vaciado por la troika y el FMI.

Una salida favorable que tome en cuenta a los trabajadores de la cultura en general y a los músicos en particular devendrá solo de la organización consciente por sus derechos y condiciones laborales.

 

Carta de lxs líricxs

A quien corresponda.

Queremos acercarnos a ustedes para tratar de visibilizar la situación especialmente precaria en la que nos encontramos los cantantes líricos del país.

Somos un grupo pequeño que abastece un mercado también pequeño.

Por la naturaleza de nuestro trabajo es posible que haya quienes tengan una idea glamorosa de nuestras vidas, sin embargo, somos trabajadores como tantos otros de nuestro país.

Una de las particularidades de nuestro oficio es que vivimos de lo que producimos físicamente y, para lograr esto, necesitamos contar con público para completar el círculo de comunicación de lo que nos esforzamos por transmitir.

En la gran mayoría de los casos vivimos de los contratos que eventualmente van surgiendo y de ahí que la continuidad de nuestra existencia se apoya en la posibilidad, o no, de trabajar con cierta regularidad.

De todo esto se desprende que somos un colectivo de trabajadores cuya fuente laboral se transformó en una actividad de riesgo al estar impedidas las presentaciones masivas.

Sumado a esto, las características de nuestra profesión y nuestros ingresos tan irregulares conllevan que no haya ningún gremio o sindicato que nos cobije, de modo que cualquier situación de emergencia nos encuentra sin protección colectiva.

La parálisis absoluta de espacios en donde mostrar los frutos de nuestro esfuerzo implica la parálisis absoluta de nuestros ingresos. En este sentido está claro que, de no mediar alguna estrategia oficial, nuestra propia existencia y la de aquellos a nuestro cargo está en riesgo tangible, así como el proyecto cultural de nuestra Nación.

Hemos enviado propuestas y proyectos tanto al Ministerio de Cultura de la Nación como al Ministerio de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires y al Teatro Colón, pero desgraciadamente aún no hemos obtenido respuesta alguna.

Estamos intentando agruparnos para poder hacer pública esta situación y encontrar una respuesta, ya sea de manera oficial o privada (como ya está ocurriendo en muchos países), frente al desamparo absoluto en el que nos encontramos.

Es por todo esto que recurrimos a ustedes rogándoles hacer pública esta carta, que describe nuestra situación, que es también corolario de la coyuntura por la que atravesamos como sociedad.

Agradeciéndoles de antemano la sensibilidad y solidaridad los saludamos muy cordialmente.

Los cantantes líricos de Argentina

Daniela Tabernig; Jaquelina Livieri; Gustavo López Manzitti; Fabián Veloz; Hernán Iturralde; Alejandra Malvino; Carla Filipcic Holm; Enrique Folger; Luciano Garay; Luis Gaeta; Darío Schmunck; Omar Carrión; Santiago Ballerini; Adriana Mastrángelo; Santiago Burgi; Carlos Ullán ; Leonardo López Linares; Oriana Favaro; Graciela Oddone; Marina Silva; Eugenia Fuente; Marisú Pavón; Cecilia Pastawski; Alejandro Spies; María del Rocío Giordano; Laura Pisani; María Luisa Merino Ronda; Norberto Marcos; Ana Fabiola Masino; Constanza Díaz Falú; Duilio Smiriglia; Victoria Gaeta.

En esta nota:

Compartir