fbnoscript
17 de mayo de 2020

Córdoba: reunión abierta del Plenario de Trabajadoras resolvió iniciativas de lucha hacia el 3J

Decenas de compañeres de los diferentes frentes en que interviene el Plenario de Trabajadoras nos conectamos, el sábado 16, mostrando una activa intervención en el plano de las luchas reivindicativas en curso.

Con una introducción centrada en el vaciamiento y la precarización del Ministerio de la Mujer de la provincia, con el cierre de áreas y despidos, analizamos cómo la política del gobernador Juan Schiaretti y de Alberto Fernández en materia de género va en continuidad con la del Instituto de la Mujer del macrismo: todos destinaron un presupuesto austero, mientras pagan sistemáticamente la deuda externa.

Entre las expresiones presentes, se puso de manifiesto que más de 3.000 docentes suplentes hoy atraviesan un momento muy delicado, ya que no pueden acceder a ningún cargo; muchas son sostén de familia, sin otro ingreso para subsistir. Esta situación es desoída mientras la conducción sindical cerró un acuerdo rechazado por los maestros. Asimismo, quienes están en actividad lo hacen bajo condiciones laborales inequitativas y de sobreexplotación, con sobrecarga a las familias de los estudiantes y bajo exigencias burocráticas absurdas. También estuvieron presentes las docentes municipales de Córdoba Capital, en lucha contra la ordenanza ajustadora y mentirosa del intendente Llaryora.

Otra de las intervenciones acentuó la situación de lxs jubiladxs, un agrupamiento que está creciendo y se prepara para salir a la calle contra el proceso de armonización –a la baja- de la caja provincial con Anses, los recortes de Schiaretti y el diferimiento en el pago. Se señaló la importancia de que el movimiento de mujeres incorpore dentro de sus consignas centrales la defensa de los salarios y de las jubilaciones y rechace a las conducciones sindicales que pactan y entregan las luchas.

Del mismo modo, fue expuesta la situación de las trabajadoras de la salud, que hoy están en la primera línea frente a la crisis sanitaria y el vaciamiento de la salud pública, donde los salarios a la baja y el avance del sector privado empujan al pluriempleo en un contexto de fuerte precarización, remarcando la importancia de avanzar en una campaña del conjunto de los trabajadores, que contenga esta lucha también.

La voz de los barrios también estuvo presente. Con ímpetu, las compañeras describieron los problemas por la falta de comida y supresiones del Ingreso Familiar de Emergencia, señalando la crítica situación en los comedores y merenderos, donde los alimentos del Estado no llegan en absoluto durante el confinamiento y dependen de la solidaridad de los vecinos para paliar el hambre. También se hicieron eco de las trabajadoras más postergadas, como son las empleadas domésticas y las limpiadoras y camareras de Paicor (el programa de asistencia alimentaria provincial). A su vez, recalcaron el alarmante crecimiento de la violencia doméstica.

Les compañeres LGBTI no dejaron de sumar su problemática, marcando el agravamiento de las condiciones de vida del colectivo durante la cuarentena. Mientras que la juventud también se expresó por la separación de la iglesia del Estado, subrayando la demanda de una ESI laica, científica y respetuosa de las diversidades; algo que ya estaba ausente del cursado “normal” y ahora con la virtualización se excluyó por completo.

Sobre esta base de deliberaciones, mujeres y disidencias votamos una agenda de iniciativas que incluyen:

Domingo 17: acciones de visibilización en redes, por el “Día Internacional contra la Homofobia, la Transfobia y la Bifobia”.

Lunes 18: presentación en la Legislatura, junto a Soledad Díaz García, de un proyecto de ley que plantee un programa de emergencia para el colectivo LBGTI+, contemplando: un bono de emergencia de 30mil pesos; que se garantice la asistencia sanitaria y continuidad del tratamiento hormonal de readecuación sexual; y hogares transitorios o refugios para compañeres que quedaron en situación de calle.  Con este pliego, se impulsará un empadronamiento que sustente la lucha.

Rumbo al 28, volveremos a presentar nuestro proyecto de ESI, que elimina el condicionamiento de su dictado al “ideario institucional” -la carta de obstaculización que tiene la Iglesia en las escuelas que maneja. A su vez, organizaremos un Facebook Live sobre el tema, con docentes y estudiantes, que aborde las problemáticas que quedan por fuera de la contemplación estatal, como es el caso de la interrupción voluntaria del embarazo.

Jueves 28: en el “Día Internacional de Acción por la Salud de la Mujer”, participaremos del “Pañuelazo” resuelto en la asamblea NiUnaMenos, con una declaración preparatoria que hará foco en la urgente necesidad de que se legalice el aborto: nuestros derechos no se toman cuarentena.  

Así nos perfilamos para el próximo 3J, en un nuevo aniversario del #NiUnaMenos, impulsando la lucha con independencia del gobierno y de las iglesias; contra la violencia de género, tanto la doméstica como la que ejerce el Estado contra  las trabajadoras.

Vamos a defender nuestras condiciones laborales, nuestro salario y nuestras jubilaciones, rechazando la sangría monetaria que implica pagarles a los usureros una deuda fraudulenta; porque la deuda es con las mujeres y disidencias, no con el FMI.

Compartir

Comentarios