fbnoscript
18 de mayo de 2020

Virtualización forzosa en la Universidad Nacional de Río Negro (Unrn)

Crisis educativa y deserción a la orden del día
Por Pablo Leuquén
Tribuna Estudiantil UNRN (UJS – PO + independientes)

La crisis educativa producto de años de desfinanciamiento de la educación pública es ahora profundizada por el Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO) que ha puesto de relieve los problemas que enfrentamos lxs estudiantes. Desde Tribuna Estudiantil (minoría en el Centro de Estudiantes de la UNRN - Sede Andina) realizamos una campaña entre lxs estudiantes para denunciar la privatización encubierta a la que nos arrastran las autoridades de la universidad.

Elevamos un petitorio al rectorado con una serie de reivindicaciones que elaboramos en base a las necesidades que dificultan la cursada, que por determinación de las autoridades hoy está bajo el régimen virtual. Alertamos asimismo que este régimen expulsa a un 40% de estudiantes sin acceso a internet a nivel nacional, lo cual se refleja claramente en la UNRN. Nuestro petitorio contó con una gran cantidad de firmas de estudiantes, incluyendo consejerxs estudiantiles, lo cual demuestra que es un reclamo sentido en el estudiantado que ve afectada su continuidad en la cursada virtual. Hasta el momento no recibimos respuesta alguna por parte de las autoridades. Esto es una muestra más del autoritarismo con el que el rector Juan Carlos Del Bello y su camarilla conducen la universidad, dejándonos a lxs estudiantes afuera de cualquier decisión sobre su funcionamiento.

Un sol para los chicos

Durante el transcurso de la cursada virtual el rectorado publicó una serie de resoluciones para "mejorar" la cursada. Una de ellas es el campus virtual en el cual habría herramientas, acceso facilitado a las aulas virtuales, etc. Pocos días después salió otro comunicado de las autoridades manifestando preocupación por la falta de uso del sitio web por parte del claustro estudiantil. La impostura no podría ser mayor conociendo la dificultad económica que atraviesan muchísimxs estudiantes que no cuentan con acceso a internet, a la vez que las becas otorgadas son escasas y sus montos insuficientes.

Tiempo después las autoridades impulsaron la campaña "tu donación nos conecta", en la que la UNRN solicita donaciones para facilitar el acceso a internet de lxs estudiantes con dificultades económicas. Con el mismo objetivo se pondría en marcha el plan "asignación estímulo a la educación bimodal". Hasta el momento no hay noticia de ningún módem entregado.

Es decir que mientras el gobierno nacional utiliza los fondos de la Anses para el pago de la deuda a los capitalistas que han sido ampliamente beneficiados por las políticas económicas de la era macrista, la educación, que es un derecho fundamental, reposa en la caridad. Dejar a la suerte de que aparezcan “padrinxs” la educación de lxs estudiantes es una muestra de la política de ajuste del rectorado y su camarilla, que se han enquistado dentro de la UNRN. Considerando que en la UNRN en promedio ingresan 2.500 estudiantes por año, 1.000 ingresantes han sido abandonadxs a su suerte. Si incluimos en la cuenta a quienes ya se encontraban cursando, el número de afectadxs es mucho mayor.

Las reuniones de consejos: una hoja de parra

En la Unrn existen Consejos Asesores por carrera y Consejos Superiores por áreas. En ambos casos hay representantes estudiantiles, pero los requisitos para ser elegible son sumamente exigentes. Las reuniones entre autoridades y consejerxs estudiantiles no pasan de ser una bajada de línea por parte del rectorado a un grupo de estudiantes que en su mayoría no representa la voluntad del claustro estudiantil. Además, no solo evitan dar el debate con el conjunto del estudiantado sobre el autoritarismo de las autoridades, sino que cumplen la función de legitimarlos. La prueba de la complicidad con la gestión es que no todxs lxs consejerxs son convocados a las reuniones. Quedan por fuera aquellxs que tienen una posición disidente frente a las autoridades. Frente al atropello a nuestros derechos es fundamental poner en pie espacios propios de lxs estudiantes donde podamos discutir nuestras condiciones de cursada y organizarnos para conquistar nuestras demandas.

No debemos seguir permitiendo la censura ni la falta de un debate profundo sobre nuestra educación. El rumbo de la Universidad y nuestra educación no pueden quedar en manos de una camarilla que no solo desea perpetuarse en el poder -como lo viene haciendo desde la fundación de la universidad hace 16 años-, sino que además viene llevando adelante un plan sistemático de privatización de la educación universitaria. Recordemos que sigue vigente la nefasta Ley de Educación Superior que crea la Coneau, el organismo evaluador de contenidos “mínimos”, que resulta en un recorte liso y llano para llevar contenidos a posgrados pagos. Dicha ley fue sancionada durante el gobierno menemista -que tuvo a Del Bello integrando el Ministerio de Educación- y hasta la actualidad no ha sido modificada por ningún gobierno a pesar de que fue repudiada por los claustros estudiantiles de muchísimas Universidades a nivel nacional.

El centro de estudiantes convertido en club social

Ante estas circunstancias el centro de estudiantes, conducido por la lista oficialista “El Empuje" (mayoría en la sede andina), se lavó las manos con un comunicado laxo, sin posición sobre las resoluciones negativas para lxs estudiantes, y sin plantear algún método de reclamo o espacio de organización. Por el contrario, “El Empuje" ha conducido el centro de estudiantes como un club social organizador de eventos, sin tirar una sola idea sobre cómo enfrentar las medidas privatistas del rectorado.

Una salida para garantizar la educación frente a la crisis

Ante este marco de catástrofe en la educación desde Tribuna Estudiantil exigimos: que se abran las cursadas de las materias del primer cuatrimestre en la segunda parte del año; la modificación del calendario académico hasta garantizar la presencialidad de cada estudiante; que no se contemplen las correlatividades para las materias del segundo cuatrimestre; que la cursada sea optativa para docentes y estudiantes; la defensa de la presencialidad como método histórico-pedagógico; la no pérdida de regularidad para todx estudiante que se haya inscripto a una materia; el aumento de las becas que ofrece la Unrn a 10 mil pesos, y su entrega a todx estudiante que solicite la ayuda económica. Fuera Del bello y toda su camarilla de la UNRN. No a la virtualización forzada. La educación es un derecho, no es caridad. Plata para educación y no para la deuda usuraria. Por la democratización de la UNRN y sus cogobiernos. Basta de precarización laboral de los claustros docente y no docente. ¡Que la crisis no la paguemos lxs estudiantes!

 

Compartir