fbnoscript
19 de mayo de 2020

Catamarca: preparan un ataque en regla contra docentes y trabajadores estatales

Nos movilizamos contra el Proyecto de Reforma del Estado armado en el espíritu del plan del FMI.

El gobernador Raúl Jalil ha sacado una batería de medidas (decretos y proyectos de ley) que busca atacar la estabilidad laboral de los trabajadores estatales, profundizar la quita de derechos adquiridos de los docentes y lograr una fuerte concentración de poder por parte del Ejecutivo provincial manejando los fondos que antes estaban en manos de los municipios, entre otras cosas. Los “instrumentos” son: Decreto Acuerdo Nº 672, Decreto Acuerdo Nº 671, Decreto Acuerdo Nº 576 y ley de reforma administrativa y funcional del Estado

Basta con leer en el fundamento del “proyecto de ley de reforma del Estado” que “la estabilidad de los trabajadores del Estado no es absoluta”, citando fallos de la Corte Suprema,  para ver las intenciones de la reforma: el achique el Estado vía fundamentalmente del despido. Esto se va confirmando a lo largo del articulado: en el artículo 2 plantea una reconversión de todos los poderes y entidades del Estado, sin especificar otro criterio que “eficiencia, eficacia, transparencia”, una puerta abierta a la libre interpretación de lo que esto significa; en el artículo 7 asume que los trabajadores  que quedarán cesantes podrán ser reubicados con un período de prueba para evaluar su competencia. En la ley no se plantea qué criterio será el de reorganización, ni tampoco el destino de los trabajadores que no aprueben las evaluaciones. Estamos en presencia de la total discrecionalidad para asignar y remover trabajadores estatales.

Se explicita que esta modificación tiene un estricto carácter financiero, que está a tono con la orientación signada por la Nación en la discusión con los bonistas internacionales y el pago de la deuda externa.

En la ley dice que “el contexto socioeconómico actual nos coloca frente a la imperiosa necesidad de implementar mecanismos administrativos que, aprovechando las tecnologías y metodologías a nuestro alcance, nos permita efectuar una profunda reforma del aparato estatal para afrontar la crisis que se avecina”. Pero el proyecto no plantea nada sobre cómo el Estado asumirá los riesgos de una pandemia que puso en jaque todos los sistemas sanitarios del mundo, no plantea nada sobre la situación de los miles de trabajadores estatales cumpliendo tareas esenciales con contratos miserables y sin ningun tipo de seguridad laboral. No dice nada sobre el presupuesto de salud o la situación de sus trabajadores y no dice cómo enfrentar la situación que deja miles de puestos de trabajos perdidos durante la pandemia. Esta reforma es un ataque a los trabajadores por lo que propone y por lo que omite.

La modificación de regalías mineras

A su vez se modifican los porcentajes que recibirán los municipios de los departamentos por regalías mineras. El decreto 672 establece que los intendentes ceden su 40% de las mismas (el total de lo que reciben en este concepto), a cambio de ello la provincia garantiza el pago de salarios a los municipios. Una extorsión que quita recursos a los municipios y ata sus acciones a las condiciones provinciales. Es cantado que se profundizarán los despidos en los municipios que ya venían sucediendo antes de la pandemia con más de 500 despidos en el interior, 360 trabajadores en Valle Viejo y lo mismo en la localidad de Recreo y otros pueblos.

El otro ataque: el estatuto docente

La modificación del estatuto docente, que fue anunciada en la apertura legislativa y que se expresa en el proyecto de reforma del Estado, aún no ha sido explicitado en forma clara. Solo se sabe que se modificarán los cuatro primeros apartados, donde entre otras cosas se plantean la estabilidad laboral de los docentes, su escalafón y su régimen jubilatorio.

El común denominador de las reformas que está planteando el PJ en la provincia es la búsqueda de armarse con herramientas para liquidar las conquistas laborales de los trabajadores estatales (una reforma laboral en los hechos).

La reforma en regalías mineras y la modificación del Estado tienen un doble carácter en el reforzamiento del poder del gobernador. Con estas medidas concentra el poder económico que ingresa por recursos mineros y por el otro intenta desembarazarse de una parte del PJ que tiene una gran injerencia dentro del Estado provincial.

Una oposición de papel

Estas medidas han abierto un proceso de conflictos con varias aristas. En el caso de la oposición (Cambiemos), intenta ponerse al frente de la resistencia de estas medidas con un planteo limitado, solo en lo que hace a aspectos de la democracia formal, sin oponer criticas al hueso- la quita de derechos laborales y el ajuste-, cosa que comparten gobierno y oposición.

Por otro lado, un conjunto de gremios, por presión de las bases unos y otros presionados por sectores del PJ (que se verán afectados mediante la reforma del Estado), han salido al cruce de los decretos. La burocracia solo exige sentarse en la mesa de discusión. Mientras, los trabajadores están en presencia de una crisis que ha devaluado los salarios mediante una inflación galopante y otros han perdido sus fuentes laborales. Estamos frente a la oportunidad de derrotar la reforma e ir por un salario conforme a la canasta familiar. La crítica segmentada es una forma de encubrir el verdadero espíritu de estas reformas.

Marchamos con un planteo propio

Para el día miércoles 20 está convocada una marcha en contra de los decretos por parte de la intersindical (un conjunto de gremios estatales) en la que participaremos con un planteo claro, de independencia, en defensa de los reclamos de la clase trabajadora catamarqueña para que derrotemos este ataque.

Fuera el proyecto de ley. Derogación de los decretos.

Por salario iguale a la canasta familiar.

Por el pase a planta permanente de todos los trabajadores esenciales, tanto en la provincia como en los municipios.

Congreso de delegados de base de todos los trabajadores.

 

Compartir