fbnoscript
19 de mayo de 2020

CABA: la Dirección General de la Mujer de la Ciudad violenta a sus propias trabajadoras

Denuncian deudas en el pago de salarios que promedian los 25 mil pesos, precarización y vaciamiento del sector.
Por Corresponsal

Las trabajadoras precarizadas de la Dirección General de Mujeres de la Ciudad de Buenos Aires se encuentran en lucha, ya que al día de la fecha aún no han cobrado los salarios –como ya sucediera en el mes de abril.

Esta situación se da bajo condiciones de contratación absolutamente precarias. Las trabajadoras se encuentran tercerizadas mediante contratos de asistencia técnica con la UBA, y con salarios que promedian los ¡25 mil pesos! -es decir, menos de la mitad de la canasta en la Ciudad de Buenos Aires (sin contar alquiler).  No cuentan con ningún tipo de régimen de licencias si se enferman o si deben asistir a hijes o familiar enfermo (en medio de una situación de pandemia), ni con obra social o ART. La Dirección de la Mujer de la Ciudad, que debe proteger a las mujeres y velar por sus derechos, violenta a sus propias trabajadoras.

Pero ello no es todo. Entre las labores de estas trabajadoras se encuentra la de atender la Línea 144 y desarrollar tareas en los Centros Integrales de la Mujer, así como en Hogares y Refugios. Denuncian que no cuentan con los elementos necesarios para ayudar a las mujeres que se refugian en el Estado para que las asista frente a la situación de violencia que atraviesan y que en el caso de los refugios y casas de medio camino, no existen protocolos para casos de Covid-19. La ausencia de infraestructura y de personal necesarios para la atención de mujeres en los refugios no es una novedad, ha sido sistemáticamente denunciado por el movimiento de mujeres y disidencias.

Como se viene manifestando, las denuncias de las mujeres se han incrementado abruptamente, como también lo han hecho los femicidios, como resultado de un agravamiento de las violencias que se ejercen sobre nosotras durante la cuarentena. Las prácticas que desarrolla el Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat, a través de la Dirección General de la Mujer, implican un ataque no solo a las trabajadoras, sino también contra el conjunto de las mujeres que acuden a la línea 144 cuando son violentadas.

El gobierno de Horacio Rodríguez Larreta, a través de su representante en el ministerio, María Migliore, demuestra que las mujeres no son su preocupación y que no le interesa ocuparse de nuestras demandas.

Reclamamos al gobierno porteño el inmediato abono de los salarios adeudados y el pase a planta permanente de todas las trabajadoras precarizadas, que les permita el pleno ejercicio de derechos como lo son el régimen de licencias, obra social y ART. Reclamamos el aumento salarial necesario acorde a las tareas fundamentales que las mismas desarrollan, que no se encuentre por detrás de la inflación, y la provisión de los elementos necesarios para que las trabajadoras puedan desarrollar plenamente y de forma segura sus tareas.

El reclamo de las trabajadoras debe ser tomada por el conjunto de las trabajadoras y trabajadores, y del movimiento de mujeres y disidencias.

 

Compartir