fbnoscript
19 de mayo de 2020

Observatorio de los trabajadores - Informe sobre la provincia de Córdoba

Una gran disposición de lucha recorre las filas del movimiento obrero cordobés.

Este informe sobre la situación que enfrentan los trabajadores estatales y privados de Córdoba por los ataques patronales y gubernamentales, muestra también la resistencia y las luchas con las que el movimiento obrero cordobés le hace frente a esta ofensiva, le pone límites y alcanza triunfos importantes.

La ofensiva desde el Estado

A pesar del bloqueo(potenciado por el cuadro de pandemia) que supone la burocracia sindical, en la provincia de Córdoba se están desarrollando luchas importantes para enfrentar la orientación de confiscación de los ingresos populares por parte del gobierno de Juan Schiaretti.

Todas estas luchas, y reclamos van planteando la perspectiva de un paro general por todas las reivindicaciones pendientes, en un marco explosivo por la situación económica y sanitaria.

El mapa se ve mejor con el celular horizontal

En estatales, hay en curso un recorte salarial de sectores enteros de trabajadores de la provincia: municipales -de capital y del interior-, docentes suplentes y tercerizados a cargo del Estado.

Los estatales también sufrieron demoras en el pago de los salarios y en los montos liquidados a los estatales y docentes, activos y pasivos, -que vieron estirado el cronograma de pagos con la excusa del aislamiento- se encontraron recortes no explicados, bajo la denominación de “revisión de haberes”.

Estos recortes arbitrarios a los estatales son un guiño para que las patronales privadas vayan en la misma línea, e incluso la profundicen mediante despidos.

Los trabajadores son los que defienden la salud

En el sector Salud se juega una de las batallas centrales de la crisis económica y sanitaria en curso. El gobierno realiza discursos afirmando que privilegia la salud de la poblacion, pero las y los trabajadores lo desmienten. El bono prometido no se efectivizó y, entre otras cosas, las denuncias de faltante de insumos para la bioseguridad continúan.

Los trabajadores de la Salud hacen centro en la denuncia de que la precarización laboral y el pluri empleo son factores de riesgo para el conjunto de la población. En ese sentido también manifiestan la entera responsabilidad del gobierno y de las patronales en el brote del Hospital Italiano, uno de los epicentros de contagios de covid19 en la provincia. Por eso, desde el gobierno se han realizado aprietes y  traslados en el Hospital San Roque.

La medida antiobrera sucedió después de que desde la Unión de Trabajadores de la Salud (UTS) se impulsara la jornada nacional de lucha(el pasado 7 de mayo) que ganó los pronunciamientos de hospitales de la Capital y del interior. Se exigieron condiciones de bioseguridad y una recomposición salarial para el conjunto de trabajadores de la Salud

En centros de Salud como el hospital de Urgencias y el Misericordia hay en curso una organización para que las y los trabajadores intervengan de manera independiente en la crisis, a los efectos de garantizar las medidas de seguridad y efectivizar el combate a la pandemia.

El triunfo en Jesús María

La lucha y el triunfo de los trabajadores municipales de Jesús María es un caso testigo. El intendente pretendía incumplir la paritaria firmada e imponer un recorte salarial que alcanzaba a entre el 30 y 40 por ciento de un salario de miseria, que llevaba a que un sector de trabajadores cobrara menos de $14 mil.

La respuesta obrera, encabezada por la directiva combativa del sindicato, fue contundente. Con asambleas y huelga, derrotaron la salvaje represión (41 personas detenidas, vejaciones, secuestro de pertenencias), ganándose el apoyo popular, para finalmente arrancar el pago de la deuda salarial y la restitución de lo descontado. Lograron todos los puntos del pliego de reclamos que los llevó a la lucha.

La resistencia entre los municipales de la Ciudad

En la Capital, el intendente Martín Llaryora tiene el objetivo de modificar el estatuto municipal, para avanzar sobre los trabajadores, tanto activos como pasivos. En esa línea, se quiere imponer una ordenanza que reduzca la jornada laboral de 7 a 6 horas, para contar con el instrumento legal que le permita recortar, con el pago de mayo, el 15% de los salarios.

El rechazo al ajuste contra las y los municipales crece desde la base. En ese sentido, se suceden las iniciativas de lucha en las distintas reparticiones municipales para enfrentar a la ordenanza con la cual pretenden precarizar las condiciones de trabajo y desconocer la paritaria, introduciendo sumas no remunerativas, recortando prolongaciones de jornada, horas extras y estableciendo sumas no remunerativas en bonificaciones ligadas de manera directa al básico y a la antigüedad.

El gobierno busca parar la lucha, mediante una línea de criminalización de la protesta. Así, ha imputado a la directiva del sindicato, con el objetivo de frenar la movilización de la base, el motor de la lucha. El gobierno anuncia, a través de la prensa, que después de los municipales se viene un ataque al conjunto de trabajadores recolectores de residuos, y del transporte

En ciudades del interior, donde la organización obrera viene más de atrás, los intendentes han impuesto despidos, (Villa General Belgrano), y recortes salariales. Es el caso de Rio Cuarto, donde se incumple el pago del 5 % de aumento salarial para trabajadores de planta permanente establecido en la paritaria.

La lucha de la docencia

Los docentes vienen de realizar un paro virtual en apoyo al reclamo de los suplentes, que el gobierno pretende desconocer ubicándolos fuera del sistema. Sucede que el gobernador Schiaretti está recortando el presupuesto asignado para el pago de los haberes de los cargos docentes vacantes, que aún no han sido designados, a meses de haberse iniciado el ciclo escolar.

Se logró realizar un relevamiento de alrededor de 500 docentes suplentes en toda la provincia, una audiencia pública y una campaña de pronunciamientos. Hasta ahora el gobierno provincial continúa sin ofrecer solución alguna.

Son 100 mil los docentes sin cargo en todo el país, lo que supone una grave situación que debe ser resuelta de inmediato. Se trata de defender la educación pública y los derechos de las y los docentes.

Otro ataque a la educación es el que se realiza contra los y las trabajadoras de las empresas tercerizadas que prestan servicios de limpieza y del Paicor (Programa de asistencia alimentaria), quienes han denunciado la falta de pago de la totalidad del salario y que han sido perseguidxs con despidos, traslados y sanciones discriminatorias.

La burocracia sindical (Uthgra, y Soelsac), alineada lejos de los trabajadores, emitió un comunicado en el cual informa que sus afiliadxs solo cobrarán un porcentaje de su salario. Un 75% en negro las camareras y un 50% los y las trabajadoras de limpieza de las escuelas. El resto lo percibirán en un futuro incierto cuando en sus cuentas sueldos vean depositada la Asistencia de Emergencia a los trabajadores y la Producción (ATP), que paga el Anses.

El golpe a los jubilados

La política de ajuste del gobierno de Schiaretti contra las jubilaciones es sistemática y precede a la pandemia. Las CGTs provinciales vienen acompañando esta política, con José Pihen, secretario general del Sindicato de Empleados Públicos (SEP), y legislador oficialista a la cabeza. 

Ahora se ha dispuesto un recorte del 10% a los haberes que superan los $110.789, lo que ha puesto en alerta al conjunto de los jubilados de la provincia de Córdoba.

Realizamos una audiencia pública desde la banca del Frente de Izquierda, que contó con la participación de referentes de las agrupaciones de jubilados que tienen intervención activa en la lucha previsional de la provincia. Se denunció que el recorte supera ese porcentaje y que se ha realizado sobre jubilaciones que no llegan ni a la mitad del tope de $110.789 establecido por la resolución.

Se resolvió un pronunciamiento con la firma y adhesión de organizaciones de jubilados y sindicales. Y se acordó un plan de acción que apunta al desarrollo del movimiento en defensa de la Caja, las jubilaciones y todos los derechos previsionales de los trabajadores en la provincia.

Polo Obrero, la lucha de las y los precarizados

Antes de la pandemia, el Polo Obrero en el Frente piquetero de lucha, ya venía impulsando la pelea por reclamos elementales de trabajo y asistencia para comedores y merenderos. Es por eso que, días antes de decretada la cuarentena, se puso a la cabeza del reclamo por la universalización del Paicor a través de entregas de módulos alimentarios y kit de higiene y desinfección.

Pese al impacto del virus, el gobierno mantuvo su negativa a atender los reclamos. Y, peor aún, en un primer momento, el gobierno mantuvo los comedores escolares abiertos poniendo en riesgo a la población.

Luego cambiaron a una entrega de alimentos empaquetados para menos de la mitad de padrón de los comensales a los comedores escolares que son menos de la mitad de los estudiantes de las escuelas públicas de la provincia, es decir muy lejos de la universalización necesaria en esta situación.

Los gobiernos pretenden una cuarentena  con hambre, y recorte de planes de empleo. Ante esto, el Polo Obrero  redobló el esfuerzo de lucha y realizó un empadronamiento de 8 mil personas.

También reclamó ante el cese de pago de planes sociales por parte del gobierno de Córdoba, y desarrolló la demanda ante la falta de pago por trabajos realizados por cooperativistas.

La asistencia que el gobierno viene negando, lejos de doblegar la organización y acción de lucha del Polo fue un factor de impulso. Sobre la base del crecimiento de ollas populares, se organizan nuevas asambleas para la lucha.

En esa perspectiva, el Polo participó de la protesta de vendedores del Parque las Heras, que reclamaron por sus fuentes de trabajo. Fue un caso testigo, que da cuenta que el gobierno no solo no asiste a quienes necesitan, sino que les deja sin trabajo.

Los precarizados y las trabajadoras domésticas se organizan

Hace pocos días, en el marco del paro nacional de repartidores, y a pocas horas de la represión de la policía de Schiaretti, los repartidores marcharon en caravana por el centro de Córdoba. Se trató de una nueva acción de lucha de un movimiento que continua en proceso de organización.

En Córdoba también crece también la organización de las trabajadoras domésticas. En ese camino se avanzó en una coordinación nacional, y se estableció una juntada de firmas, como un paso para que se presente el reclamo colectivo ante el Ministerio de Trabajo de la provincia y la Administración Fiscal de Ingresos Públicos (AFIP) ya que sufren la falta de registración y atropellos por parte de los patrones, especialmente ahora en el marco de la pandemia.

Desde la banca del PO-FIT presentamos un proyecto en la Legislatura de Córdoba para la registración de todas las trabajadoras, la prohibición de despidos, descuentos salariales y adelanto de vacaciones y la universalización de un seguro de $30 mil para todo el sector. 

Una gran lucha de los choferes

En Córdoba, 7000 trabajadores del trasporte están de paro. En la Capital desde hace 11 días no circulan los colectivos, y en el interior desde hace más de un mes. Las patronales retienen pagos salariales como una extorsión para hacerse de mayores subsidios, pero es claro que cuentan con los fondos, porque siguen cobrando los que ya tienen acordados.

Las patronales están haciendo un negocio extra usando colectivos subsidiados para ponerlos a disposición de las empresas que necesitan trasladar trabajadores, lo que da cuenta de la impunidad de las patronales asociadas al poder político.

Antes de la pandemia ya se registraban despidos y suspensiones entre los choferes, con lo cual queda claro que la extorción de la patronal es toda una orientación de fondo tendiente a avanzar sobre derechos adquiridos por el conjunto de trabajadores del transporte.

Alimentación también en la pelea

En el sector de la Alimentación se vienen realizando reclamos de trabajadores por diferentes atropellos de las patronales. Al inicio de la cuarentena, trabajadores de Arcor tuvieron que cortar portones en reclamo de condiciones de seguridad. En ese sentido, se dieron luchas para que se garanticen las licencias de los sectores vulnerables, los que tenían hijos a cargo y por medidas de seguridad.

En el mencionado grupo empresarial, se descontó el presentismo y las horas nocturnas al personal que se encuentra en uso de licencia forzada por integrar los grupos de riesgo. Además la patronal se niega a pagar un bono solicitado por el trabajo esencial que desarrollan en plena pandemia y la pérdida salarial producto de la carestía.

En la planta de Bagley, la policía ingresó a la fábrica para impedir que se realizara una asamblea y en la planta de Arroyito se amedrento a trabajadores que estaban realizando una actividad gremial. La intervención del aparato represivo da cuenta de la conciencia de la patronal que trata de impedir que se desarrolle un proceso de lucha y movilización en la Alimentación.

Trabajadores ceramistas de Cerro Negro realizaron un bloqueo en puerta de fábrica reclamando por el atraso del pago de sus haberes. Lograron un triunfo. El acuerdo fue alcanzado tras las jornadas de lucha que se dieron el viernes 8 con una asamblea y marcha hacia la intendencia y el lunes siguiente con un corte en la entrada de la fábrica. Allí mismo se realizó una masiva asamblea con los más de 200 trabajadores (de un total aproximado de 400 obreros entre Losa y Cerro Negro, las dos plantas de la firma en Olavarría). Los trabajadores lograron arrancarle a la patronal el pago inmediato de los montos adeudados de marzo al 100% y cobrar en abril y mayo el 80% del salario, un 5% por encima de lo que quería pagar.

 

Compartir

Comentarios