fbnoscript
20 de mayo de 2020

Grave caso de desaparición forzada a manos de la policía de Tucumán

¡Aparición con vida ya de Luis Armando Espinoza!

Desde el último viernes por la tarde, Luis Armando Espinoza, oriundo del paraje El Melcho, en el departamento de Simoca al sur de la provincia, y padre de seis hijos, está desaparecido. La última vez que su hermano lo vio, estaba herido en medio de una balacera que desató la policía de Monteagudo que estaba realizando un operativo para impedir una carrera de caballos. Según el testimonio de testigos, que viven en el lugar, luego del episodio cargaron a Espinoza en un auto particular de uno de los policías implicados.

Cuando sus familiares fueron a consultar a la dependencia policial, estos negaron esa versión y haber detenido a Espinoza. Hasta el momento, hay secreto de sumario y solo se pasó a disponibilidad a los ocho policías que participaron en el operativo y se procedió al secuestro de todas las armas que se encontraron en la comisaria.

Las pruebas para determinar si hay rastros de sangre en el vehículo señalado dieron positivo en las últimas horas y se encontraron cinco vainas servidas en las zona donde desapareció Luis. Los primeros rastrillajes fueron realizados por  los vecinos por la inoperancia de la justicia y el Estado que, recién, en los últimos días, se abocó a la búsqueda, especialmente, en el río que desemboca en el dique El Frontal.

La demora para imputar y detener a los policías, que ya es inconcebible, puede ser clave para que se logre saber qué pasó con Luis Espinoza. En todos los casos de atropellos policiales o de gatillo  fácil de la provincia, las fuerzas actúan con protección de sus superiores y tratando de procurar su impunidad.

Al calor de la búsqueda de Luis Espinoza, se denunció otro caso en el que también están implicados dos de los policías que participaron en el operativo la noche de la desaparición de Espinoza. En octubre de 2018, Alan Andrada falleció luego de ser detenido a la salida de un baile y golpeado en la comisaria de Monteagudo. Los nombres de Claudio Zelaya y Gerardo González Rojas vuelven a aparecer en un caso de violencia policial.

Por lo datos que aportan familiares y que van surgiendo de la causa, estamos ante un caso de desaparición forzada  a manos de la policía. La situación es de una gravedad mayúscula y se da en momentos donde se pretende dar mayores atribuciones y potestades a la policía con la llamada ley “antimotochorro” que impulsa el oficialismo.

Exigimos la inmediata aparición de Luis Espinoza,  la imputación  e investigación de los policías implicados y que se destinen los recursos necesarios para su búsqueda.

 

Compartir

Comentarios