fbnoscript
20 de mayo de 2020

Villa Inflamable: Ferraresi reduce el acceso al agua potable

Un Larreta cristinista en Avellaneda.

El intendente ultrakirchnerista de Avellaneda, Jorge Ferraresi, afila sus tijeras y vuelve a sentarle una nueva estocada al pueblo trabajador.

Acaba de reducir, en plena pandemia, la entrega de agua potable en Villa Inflamable , uno de los barrios más vulnerables del conurbano, la entrega de agua potable.

Acumar, Kicillof y Ferraresi

Ubicada frente a la destilería Shell, y sobre las orillas del Riachuelo, Villa Inflamable es conocida por organizaciones ecologistas internacionales como uno de los territorios más contaminados de América Latina.

Desde hace más de doce años, en respuesta a las denuncias de sus habitantes, la Corte Suprema de Justicia de la Nación resolvió la reubicación de sus más de 5.000 vecinos, y la creación de la Agencia Cuenca Matanza Riachuelo, ente conformado y financiado por el gobierno nacional y los gobiernos  locales de ambos márgenes del Riachuelo.

En sus informes anuales de evaluación integral de salud ambiental de riesgo, ACUMAR afirma que Inflamable ocupa los primeros puestos en vulnerabilidad sanitaria y edilicia a nivel país. Hacinamiento crítico, ausencia de agua potable, cloacas, asfalto, desagües pluviales, gas y tendido eléctrico seguro, son elementos que forma una radiografía catastrófica, donde todos los partidos que se vienen alternando en el gobierno son responsables.

Trabajadores de la salita sanitaria del barrio, relatan que los problemas de salud referidos con mayor frecuencia son la tos, dificultades respiratorias, problemas dermatológicos y diarreas. Y manifiestan faltante total de personal y productos básicos de prevención y atención. “Hay momentos de la semana que el lugar lo tenemos que cerrar porque no hay médico”.   

El propio ACUMAR afirman de forma pública, la existencia de niños, bebes y embarazadas con altos niveles de plomo en sus venas.

Estas afecciones crecen con la llegada del otoño e invierno, sumado al Dengue y al Covid-19 que golpea de forma brutal en los barrios de emergencia.

Pocas semanas atrás, el jueves 23 de abril, el intendente de la “justicia social” y Natalia Gadaschi (responsable del consejo municipal de ACUMAR), firmaron la continuidad del convenio de entrega de agua potable y limpieza de pasillos de la villa. La inversión pactada para el segundo trimestre 2020 roza los 10 millones y medio de pesos, “destinados a mejorar la calidad de vida de los vecinos” según relata el jefe del PJ de Avellaneda.

Sin embargo, los vecino denuncian la reducción de 4 a 1 en los bidones de agua por hogar.

“Acá en el barrio nos falta todo. Tenemos vecinos con plomo en la sangre, leucemias, sarampión, tuberculosis, dengue y coronavirus. Y ahora nos bajan el agua. Esto siempre fue así” afirman habitantes de Villa Inflamable.

Un Programa de la Clase Obrera

Desde el Polo Obrero y el Partido Obrero de Avellaneda llamamos a los vecinos y trabajadores de Inflamable a organizarse por sus derechos y reivindicaciones.

Exigimos al ejecutivo provincial y municipal, la entrega de bidones de agua potable, alimentos y productos de desinfección y limpieza para todas las viviendas. Cantidad y entrega, definidas y controladas, por comisiones de seguridad e higiene, conformadas por vecinos y trabajadores de la barriada.

Plan de obras de infraestructura, viviendas populares, redes cloacales, eléctricas, de gas, pluviales y asfalto, bajo control de sus habitantes.

Contratación de personal; y entrega de elementos de previsión y tratamiento del Dengue, Covid-19, sarampión, tuberculosis y todas las infecciones en los centros de salud del barrio. Unificación del sistema sanitario. Triplicación presupuestaria en el sector.

Testeos masivos por Covid-19 en el barrio.

No a los despidos, suspensiones y rebajas salariales. Basta de trabajo en negro. Salario mínimo igual a la canasta básica, indexado por inflación, devaluación y tarifazo.

Reapertura del empadronamiento y cupos de planes sociales. Triplicación en todas las asignaciones.  

Apertura de los libros de ACUMAR. Que el Estado de cuenta del gasto de cada peso de los millones destinos al saneamiento de la cuenca.

Representación de los barrios en ACUMAR, con delegados electos por sus vecinos y trabajadores.

Impuestos progresivos a la renta y ganancias millonarias. Basta de tarifazos al pueblo trabajador.

Abajo los subsidios estatales a la petroquímica contaminante Shell.

No al pago de la deuda. Destinemos esos miles de millones de dólares en salud, trabajo, salarios, hábitat y viviendas.

Que la crisis la paguen los capitalistas, y no el pueblo trabajador.

Compartir

Comentarios