fbnoscript
20 de mayo de 2020

Chaco: Capitanich desabastece a los comedores y merenderos

A 60 días de comenzado el aislamiento social obligatorio, el gobierno de Jorge Capitanich no resuelve lo más elemental: la asistencia a los comedores y merenderos populares, en medio de una masiva concurrencia a los mismos.

El gobierno aplica un esquema represivo transformando los barrios en guetos, impidiendo así la concurrencia al trabajo de la gran mayoría de las trabajadoras y trabajadores que son precarizados, temporales o realizan changas. Esta situación lleva a que cada vez más familias dependan de los comedores y merenderos barriales, que registraron un aumento del 40% en la concurrencia.

Capitanich y su gabinete se niegan a aumentar las partidas presupuestarias, y mantiene las mismas cantidades desde principio del año pasado como si nada pasara. Incluso hay denuncias sobre la falta de entrega de esos módulos.

Chaco es una provincia donde más de 500.000 personas son pobres o indigentes, por lo que el trabajo que las compañeras y compañeros de los comedores es fundamental. A ello se suma también la falta de vivienda, de agua potable y servicios básicos (gran parte de la población vive en ranchos) teniendo a veces que recorrer varios kilómetros para poder acceder al agua.

Por todo eso exigimos un subsidio para todas las familias trabajadoras que no pueden sostener su fuente laboral por la cuarentena, la duplicación de las partidas de alimentos para comedores y merenderos, y que les proporcionen los elementos de protección e higiene.

La indiferencia y el abandono social del gobierno de Capitanich ha llevado al Chaco a ser una de las provincias más complicadas por el coronavirus (640 casos y 35 muertes) y el dengue (se han triplicado los casos en la última semana, llegando a 2.547 personas). La desidia del gobierno es un ataque a la salud y la vida de las y los trabajadores. Para afrontar la crisis sanitaria, es urgente además la descacharrización en los barrios, la limpieza de basurales a cielo abierto, y asistencia habitacional.

 

Compartir