fbnoscript
20 de mayo de 2020

Los medios de Córdoba al servicio de la campaña patronal por levantar la cuarentena

En medio del rebrote de la pandemia

El periodista estrella y dueño de LV3 de Córdoba, Mario Pereyra, un acaudalado empresario, está en plena campaña contra la cuarentena. El mismo día que en Córdoba se retrotrajo la flexibilización del aislamiento debido a un brote de Covid-19 en el Mercado Norte, el empresario mediático editorializó a favor de la apertura.

Cabe aclarar que, según el periodista Tomas Méndez, Pereyra se autoaisló en su lujoso departamento, valuado en más de un millón de dólares, varios días antes de que empezara la cuarentena oficial y desde allí trasmite este mensaje. Esta hipocresía caracteriza a todos los operadores de la “vuelta a la normalidad”. Quieren que los trabajadores sean carne de cañón para que se sigan acrecentando sus ganancias y las de todos los capitalistas.

La campaña, que no es privativa de LV3, responde a la presión de los capitalistas por retomar la producción sin ninguna garantía sanitaria para la población trabajadora. Pereyra, ligado siempre al poder de turno y a las jugosas pautas oficiales, realiza el trabajo sucio para golpear sobre la opinión pública, algo que no pueden hacer directamente los funcionarios y los empresarios en este momento.

La premura en la apertura de la producción de la que se ufanaba Schiaretti, y que ahora ha chocado contra la realidad, se coloca en la misma línea. Mientras crecen los casos y se realizan operativos de investigación epidemiológica en 16 barrios capitalinos, desde el multimedio se agita levantar.

Pero los sectores populares también están atravesados por la acción de los trabajadores y sus luchas en todas las provincias. En Córdoba, las de los municipales de Jesús María y de la Capital, las de los docentes, de los trabajadores de la Salud, de los repartidores, de los empleados de comercio, de los compañeros de las barriadas y otros tantos que se organizan y pelean en defensa de las condiciones de trabajo y de la propia vida.

Contra esta campaña infame, desde el Partido Obrero y el Frente de Izquierda redoblamos la nuestra: por el pago del salario completo a los suspendidos por la cuarentena, ningún despido, por estrictas condiciones de seguridad sanitaria para quienes deban concurrir a sus lugares de trabajo, comisiones obreras de control, por la centralización del sistema sanitario, por los tests masivos y por la defensa de todos los trabajadores frente a los ataques patronales en medio de la pandemia.

 

En esta nota:

Compartir

Comentarios