fbnoscript
20 de mayo de 2020

Ciudad de Salta: en medio de la epidemia de dengue, siguen sin sanear los piletones cloacales

El Polo Obrero protestó allí con los vecinos de la zona norte de la capital, expuestos también a frecuentes inundaciones.
Por Corresponsal

Preocupados por el aumento de casos de dengue en la zona norte de la ciudad de Salta, este miércoles vecinos que asisten a los merenderos del Polo Obrero se concentraron frente a los piletones de la vieja planta procesadora de líquidos cloacales, colindante al Río Mojotoro, para reclamar por su erradicación y el saneamiento del lugar.

La planta dejó de funcionar hace más de diez años, y desde hace mucho tiempo tiene agua estancada, siendo un foco de concentración de mosquitos y otros insectos. Alrededor de la misma hay numerosas viviendas humildes, construidas por debajo del nivel de los piletones, motivo por el que se inundan con los líquidos en mal estado cuando hay tormentas.

Los manifestantes denunciaron que el redireccionamiento de partidas en 2017, por parte del gobierno provincial de Juan Manuel Urtubey, provocó que no se realizara el saneamiento, condenando a la población de la zona norte a convivir con los piletones y sus consecuencias negativas para la salud.

En medio de la pandemia de Covid-19 y de la propagación del dengue, donde el agua es elemental para la higiene,  los vecinos que viven en los alrededores de los piletones no cuentan con agua potable ni cloacas.

La situación se agrava con los índices brindados por la directora general de Coordinación Epidemiológica de Salta, Griselda Rangeón, y el jefe del programa Sala de Situación, Miguel Astudillo, quienes afirmaron que entre octubre de 2019 y los primeros meses de 2020, hubo 140 casos de dengue tipo D1 (de un total de 2.989 en ese momento en toda la provincia) en barrios 17 de Octubre y Castañares, entre cinco barrios afectados (Télam, 7/5). A su turno, los vecinos denunciaron que hay más casos en la zona que no son internados, sino atendidos por el ministerio de Salud en las viviendas de los afectados.

Los vecinos denunciaron que las medidas adoptadas por la intendenta Bettina Romero de descacharrado son insuficientes, porque el municipio no erradicó microbasurales y dejó otros residuos que acumulan agua estancada.

Junto al reclamo por inmediatas obras de erradicación y saneamiento de los piletones cloacales, las compañeras y compañeros exigieron la fumigación y tratamiento de vectores para eliminar los reservorios en viviendas y espacios públicos, el desmalezado y el descacharrado integral de todos los residuos y recipientes de la zona norte.

En esta nota:

Compartir