fbnoscript
21 de mayo de 2020

Dos nuevos femicidios en Tucumán

En el día de ayer, en la zona rural de La Florida, ubicada en Villa Quinteros, Tucumán, Antonia del Carmen Rojas, de 43 años, fue asesinada por Felipe Oscar Robledo de un escopetazo en la cabeza. El hecho se produjo en la humilde vivienda donde además viven sus ocho hijos, los cuales se encontraban varios presentes y fueron testigos del femicidio de su madre.

Robledo se encontraba bebiendo alcohol, se produjo un altercado y lo finalizó disparando contra su pareja. Los hijos de la víctima se enfrentaron a él luego del suceso y Robledo escapó. Fue encontrado a unos kilómetros de la casa por la policía del lugar, que lo trasladó a la comisaría.

El asesino tenía antecedentes por violencia de género. Sin embargo, la policía del lugar no pudo confirmar si tenía o no medidas de restricción por parte de la víctima, lo cual demuestra a las claras la indefensión a la que se encontraba entregada Antonia.

A horas de la noche, trascendió que Robledo se encuentra implicado en un femicidio cometido en 1991. Había asesinado a su anterior pareja.

Esta mañana, en la zona de Concepción, una mujer fue asesinada a golpes. Fue encontrada a 200 metros de la estación de ferrocarril de la ciudad. Presenta signos de haber sido abusada sexualmente y severos golpes en el rostro y la cabeza. Tendría 36 años y todavía no fue identificada, sin embargo en el lugar del hecho se presentaron supuestos familiares cuyas descripciones coinciden con la vestimenta de la víctima.

La cuarentena no da tregua a la violencia contra las mujeres. Mientras funcionarios discuten en el recinto el punto y coma de una ley, las mujeres y disidencias nos encontramos ante el desamparo total por parte del Estado, con el incumplimiento de las restricciones, los oídos sordos a las denuncias y la inactividad de la justicia. Necesitamos medidas urgentes, ninguna capacitación soluciona de fondo la violencia a la que somos sometidas. Precisamos de urgencia un Consejo Autónomo de Mujeres, electo y revocable, que canalice todas nuestras demandas. Necesitamos refugios, subsidios a las desocupadas y víctimas de violencia de género, sobre la base del rechazo al pago de la deuda. Nuestra lucha no está en cuarentena. Vamos hacia un #3J de lucha y organización por todas las mujeres. ¡Justicia por las tucumanas asesinadas!

 

En esta nota:

Compartir