fbnoscript
22 de mayo de 2020

Córdoba: los trabajadores de la Dirección de Emergencias Médicas esperan dos horas para poder iniciar la atención médica

Faltan insumos y personal para atender los casos febriles.

Los trabajadores municipales de la Dirección de Emergencias Médicas (DEM) de la zona norte de Córdoba debieron esperar casi dos horas en la vereda del edificio a que las autoridades habilitaran el ingreso al establecimiento para iniciar la atención. Lo hicieron junto a pacientes febriles que esperaban para hacerse análisis de laboratorio por posible contagio de dengue o de Covid-19, derivados por diferentes centros de salud de la zona.

Los trabajadores denunciaron la falta de insumos y de personal para efectuar el trabajo que debiera cubrir este nosocomio. El hecho no es menor, dado que hace menos de 10 días el COE (Centro de Operaciones de Emergencia) aisló barrios de la zona norte por la vinculación con el contagio del Hospital Italiano, próximo a la DEM y el lunes 19 se retrotrajo a fase 3 la cuarentena, luego de que se conocieran los casos de contagio vinculados al Mercado Norte.

El municipio cuenta con tres Direcciones de Emergencias Médicas próximos a la zona céntrica, pero situados, con la pretensión de descomprimir la atención de casos de emergencia, uno en la zona norte, otro en el Centro y el tercero, en la zona de barrio Alberdi. El brote de dengue que hay en los barrios de la zona Norte y Este se expande por falta de medidas efectivas y constituye una amenaza que se amplifica frente a la expansión de la pandemia del Covid-19.

Estos centros médicos están afectados por la falta de insumos, de aparatología y de personal, como es ya una constante en cada uno de los establecimientos sanitarios municipales, situación que es denunciada por los delegados y no encuentra respuesta por parte de una gestión al servicio del ajuste contra los trabajadores y la población de la ciudad. Por el contrario, el intendente se ampara en la emergencia económica para desguazar y precarizar los servicios de salud: esto quedó demostrado en la sanción de la ordenanza 13.033 que reduce la jornada laboral y recorta salarios de trabajadores en plena pandemia, violando el DNU que lo prohíbe. LLaryora despliega una enorme campaña publicitaria que solo en el primer trimestre de 2020 se llevó la escalofriante suma de $80.000.000, mientras retacea medios para combatir el dengue y deja sin insumos servicios esenciales. La inversión en publicidad explica el hermetismo y el carácter tendenciosamente patronal con el que los medios de Córdoba cubren las noticias.

Así, por ejemplo, durante el jueves 21 se desarrolló una enorme movilización en el centro de la ciudad con los choferes del transporte, que llevan 13 días de huelga porque se adeudan salarios de abril. Sin embargo, la respuesta a los trabajadores fue en primera instancia la demora en recibirlos y la imputación por parte de la fiscalía, lo que demuestra la estrecha vinculación que hay entre los diferentes estamentos del poder político de la provincia y la profundización de un método que también aplicaron sobre los municipales movilizados y que se orienta a la criminalización de la protesta social.

Denunciamos que el gobierno municipal se vale de la cuarentena para profundizar el ajuste sobre los trabajadores y la población, intensificando el malestar social. Con sus medidas de ajuste no hacen más que echar leña al fuego, poniendo en riesgo a la población trabajadora que va a enfrentar una crisis que no generó y que pretenden descargar sobre sus espaldas.

Necesitamos que se desarrollen asambleas en cada repartición para exigir los insumos, el personal y las medidas de seguridad indispensables para hacer frente a la crisis sanitaria que vivimos y que ponga un límite al avasallamiento de nuestros derechos. Que el Suoem (Sindicato municipal) convoque a asamblea general de delegados para establecer un plan de lucha de conjunto para todas las reparticiones municipales.

 

Compartir