fbnoscript
22 de mayo de 2020

Escuela primaria, cuarentena y ESI

De su poca aplicación a su desaparición.

Las estadísticas oficiales establecen que casi el 50% de les niñes abusades son menores de entre 6 y 12 años y que, en su gran mayoría, los abusos suceden en el hogar por un familiar directo o persona de confianza. El Ministerio de Justicia y Unicef establecen que entre el 75 y 80% de los abusos se dan en esas circunstancias. Ergo, les niñes que transcursan la escuela primaria son les más vulnerables a este flagelo que se agudiza por el aislamiento social obligatorio al convivir las 24 horas con su agresor.

A pesar del ajuste económico y ahogo sistemático, la escuela pública, gracias a la labor docente, es un pilar

La escuela pública primaria es un pilar no solo para les pibes sino para la familia en general. Les chiques comen en la escuela, aprenden hábitos, a compartir y a sociabilizar; al mismo tiempo las familias se acercan a pedir ayuda, a contar los pesares que tienen que atravesar para sobrevivir a la falta de trabajo, despidos, suspensiones, sueldos que no alcanzan, etc. En fin, el colegio es parte activa de la vida de la comunidad. Dicha función es sumamente destacable, ya que se desenvuelve desde hace décadas en un marco de ahogo presupuestario, el cual generó faltante de personal docente y equipos de orientación (hay escuelas que ni siquiera tienen); reformas (anti)educativas que apuntan a degradar los contenidos escolares, política que ha llevado a una crisis en el sistema educativo que solo es contrarrestada por la lucha incansable y la enorme labor docente la cual es revalorizada, en estos días, por las propias familias y la sociedad toda ya que es la comunidad educativa en conjunto con les niñes quienes tienen que hacer las tareas en sus propios hogares.

ESI: un pasito para adelante, un pasito para atrás

Producto de la lucha consecuente de la base docente, que entre sus reclamos peticiona herramienta para abordar la protección sexual de les chiques, se aprobó la ESI (ley de Educación Sexual Integral) en el año 2006. Pasaron 14 años y su aplicación en la educación en general y la primaria en particular ha avanzado muy poco y en muchos otros casos se encuentra en el limbo. Por supuesto que dicha situación no es responsabilidad de los/as docentes, que son los/as únicos/as que hacen un esfuerzo en aplicarla y en capacitarse pese a que, como se viene denunciando, no se cuenta ni con capacitaciones gratuitas en servicio ni tampoco hay orientación con herramientas teóricas y prácticas al respecto (ni para docentes ni para estudiantes terciarios).

La responsabilidad le cabe al propio Estado y a los gobiernos de turno, tanto k como macristas que han hecho agua en el tema, dilatando su implementación. Uno de los motivos surge de la propia Ley, en el artículo 5 plantea que cada institución dicte ESI acorde al “ideario institucional” por lo que se permite la injerencia en los contenidos, entre otros, de la iglesia lo cual plantea por sí mismo una gran contradicción.

A pesar de los límites, la ESI se muestra sumamente efectiva. Producto de su implementación (a cuentagotas) en los colegios, muches niñes han podido manifestar que se encontraban en situaciones de abuso y se pudo empezar a tomar cartas en el asunto. Demostrando en la práctica, toda su potencialidad y eficacia.

Resguardo integral de les niñes

La situación de aislamiento social, profundiza la problemática por partida doble, por un lado aumentan los abusos/agresiones y por el otro, no se cuenta con el contacto directo con les niñes. Muchos alumnos/as no cuentan con los medios para comunicarse en forma virtual. Y quienes lo hacen, por su propio rango etario, lo hacen a través de su tutor.

Evidentemente, si el/la niño/a está en una situacion de abuso, por las consideraciones planteadas, se encuentra en una condición de extrema vulnerabilidad. Urge la intervención de los equipos de orientación para resguardar a todos y todas los/as chichos/as que puedan estar en estas condiciones.

Es necesario, un programa de cuidado de la niñez.

Capacitación para docentes y estudiantes terciarios que les otorgue herramientas para la aplicación de la ESI.

Aplicación de la ESI en forma efectiva científica laica y obligatoria.

Que al regreso a las clases presenciales las escuelas estén en condiciones edilicias e higiénicas; pero también que cuenten con equipos de orientación, psicólogos asistentes sociales, etc. para poder acompañar y resguardar a nuestres estudiantes.

 

 

 

En esta nota:

Compartir

Comentarios