fbnoscript
18 de junio de 2020 | #1598

Ajustan al pueblo, rescatan a los acreedores

Los recules sucesivos del gobierno frente a los acreedores de la deuda externa ya han significado el incremento de 10.000 millones de dólares en la propuesta de pago. Ahora siguen reclamando concesiones mayores.

Los 150 mil millones de deuda en pesos que vencen esta semana serán reemplazados por nuevos bonos en dólares. Otro aumento de la deuda que se reconoce impagable.

Mientras nos mienten que la reducen.

El FMI ya ha pedido discutir el plan económico argentino. Y BlackRock, el mayor fondo de inversión, ha planteado que el cupón propuesto, atado al crecimiento del PBI, sea controlado por el organismo. Sería un novedoso mecanismo de dependencia colonial del FMI.

Semejante idilio con el FMI no es gratuito. Las paritarias están suspendidas. Se han prorrogado por 60 días la reducción salarial que pactaron junto a la CGT y la UIA. Han anunciado el pago en cuotas del aguinaldo para los trabajadores del Estado. Le rebanaron la mitad a la movilidad jubilatoria de junio.

El salvataje de Vicentin tiene la misma lógica, aunque lo pinten de nacional y popular: rescatan a los acreedores y al grupo quebrado. El Estado se va hacer cargo de los 1.300 millones de dólares que deja como deuda la patronal vaciadora de la empresa.

El tema dividió al empresariado. Quieren el rescate para sus crecientes deudas corporativas, pero sin perder la plena disponibilidad de su manejo sobre las empresas.

Parte de la propia base del gobierno, en el Congreso y entre los gobernadores, opera para que el resultado sea una participación del Estado que preserve a los accionistas privados y acreedores. Más endeudamiento.

Los trabajadores de la Algodonera de Vicentin, en el norte de Santa Fe, han ido a la huelga, han desoído una conciliación obligatoria y han ganado la calle.

La intervención del gobierno no les ha garantizado salarios ni puestos de trabajo. La patronal y el intendente del PJ, tampoco.

Los trabajadores de todo el país estamos en la misma situación.

Frente a un gobierno que entrega nuestro salario, nuestros empleos y nuestra salud, extendamos las luchas y pongamos en pie una alternativa propia, que le dé una salida obrera a esta crisis.

En esta nota:

Compartir