fbnoscript
18 de junio de 2020

Los reclamos sin respuestas de los jubilados municipales de Luján

Los trabajadores municipales de Luján padecen, como los del resto de los distritos bonaerenses, la miseria salarial y condiciones laborales de precarización. Tienen pendiente todavía el blanqueo de un 24,6% acordado para el segundo semestre del 2019 y que debía haber sido incorporado al básico en enero de 2020. Los recolectores de residuos, que han sido desplazados de sus tareas, cobran sueldos básicos que promedian los 20.000 pesos. Pero el cuadro es más grave si nos adentramos en la situación de los municipales jubilados.

En una reciente entrevista a Radio Más Vida, el jubilado municipal José María Bricci Repetto brindó un detallado informe de los reclamos pendientes que no tienen respuestas por parte de la gestión del intendente Leonardo Boto, del Frente de Todos. Bricci describió que no reciben aumentos de las jubilaciones desde hace casi un año. Esto porque los aumentos en negro que perciben los trabajadores municipales en actividad no son incorporadas para los jubilados, que deben aguardar hasta que las mismas sean blanqueadas. También denunció que las sumas en negro a los municipales en actividad desfinancian a las cajas del IPS (Instituto de Previsión Social) y de IOMA (la obra social de los empleados públicos de la provincia), ya que no cuentan a la hora de aportar.

Pero además planteó que, incluso una vez que se incorpora al salario básico esas sumas no remunerativas de los trabajadores municipales activos, el empleador (municipio) debe enviar un expediente al IPS, que tiene a su vez hasta 60 días para resolverlo y recién luego se incorpora el aumento correspondiente a los jubilados al mes subsiguiente. De esta manera se diluye enormemente el aumento de los magros ingresos, en medio de una galopante inflación.

Por otro lado, el municipio de Luján no adhirió al bono de 4.000 pesos a cuenta de futuras paritarias que decretó hace unos meses el gobierno nacional para los trabajadores estatales y de la actividad privada, por lo que los trabajadores y jubilados municipales no lo recibieron. Para colmo, el intendente Boto había anunciado en marzo una compensación de 3.000 pesos para los jubilados municipales hasta tanto se resolviera la paritaria, pero estos denunciaron que solo fue otorgado por única vez y no alcanzó a los pensionados.

Para colmo de males, en octubre de 2019 los jubilados municipales sufrieron una poda del 3% en sus haberes, debido “a un error en la liquidación del ítem de la antigüedad por parte del IPS” (El Civismo, 8/10/2019), lo que motivó un reclamo al municipio, pero todavía esperan la restitución de lo quitado.

Para terminar con los atropellos de los diversos gobiernos es fundamental la organización de los trabajadores y jubilados municipales para emprender un plan de acción. Es una orientación que escapa a la política de las direcciones de los sindicatos STM, ATE y SEM. Debemos unir firmemente las reivindicaciones de ambos sectores.

Apoyamos los reclamos de los jubilados municipales y exigimos un salario igual a la canasta familiar para todos los municipales de Luján, y que todos los aumentos sean en blanco e indexados de acuerdo al índice del costo de vida, y el blanqueo de toda suma en negro; la devolución inmediata de las sumas descontadas compulsivamente o adeudadas en meses o años anteriores; que los haberes jubilatorios sean del 82% del salario en actividad. Por comités de trabajadores y jubilados municipales para garantizar estás reivindicaciones.

 

En esta nota:

Compartir