fbnoscript
18 de junio de 2020

Neuquén: las impotentes medidas de Gutiérrez ante el pico de contagios en la capital

El gobernador responsabiliza y regimenta a la población, sin anunciar vueltas atrás en la apertura de las actividades económicas.

El gobernador de Neuquén, Omar Gutiérrez, junto al intendente de la capital provincial, Mariano Gaido, lanzaron una batería de anuncios que fueron presentadas como “las 10 medidas para frenar el avance del Covid-19 en la capital neuquina”. Ocurre que en los últimos días el aumento de los casos ha sido exponencial, ascendiendo a 260 casos confirmados, 7 fallecidos y 141 casos activos.

Asimismo, el aumento de casos llegó a lugares de trabajo como en el mayorista Makro, Coto, una sucursal importante del Banco Provincia del Neuquén (BPN) y el Tribunal de faltas.

Frente a este escenario, los mandatarios provinciales y municipales realizaron una conferencia en la que anunciaron las 10 medidas, las que no hacen más que recargar la responsabilidad en la población, generando mayor control de regimentación social, sin apuntar al fondo de la solución. Las medidas anunciadas son: controles en los accesos y egresos de la ciudad, limitar las tareas recreativas, campaña de difusión, controles en los puentes de Neuquén y Río Negro, vigilancias en bares y confiterías sobre el cumplimento de los protocolos. Y sobre las diez medidas, dos de ellas se basan en testeos en barrios populares y trabajadores de salud, pero no se brindó mayor definición sobre su aplicabilidad -es decir, si los testeos se resumirán en la toma de temperaturas o si serán efectivamente testeos. Vale decir que la provincia no informa en su totalidad la cantidad de exámenes de Covid-19 que realiza.

Dicho esto, el gobierno no anunció ninguna vuelta atrás en las actividades productivas y económicas que están levantadas desde la primera quincena del mes de mayo. La circulación de la población responde a esta liberalización de la economía, realizada para cumplir con las exigencias de las patronales que operan en la provincia. Hace un mes y medio, el día 6 de mayo, el gobierno lanzó su “Plan Secuencial de Apertura de Actividades Económicas”, consistente en el regreso de las actividades económicas a la provincia.

Además, el levantamiento de la cuarentena no fue acompañado de una medida clave para miles de trabajadores que es la referida al transporte público. Es que las empresas no pusieron más unidades y se expuso a la población que trabaja a un contacto estrecho en las unidades.

Era previsible la aparición de casos en los trabajadores mercantiles, quienes durante la pandemia trabajaron largas jornadas sin contar con los elementos de bioseguridad necesarios.

El pico de los contagios es una consecuencia directa del levantamiento prematuro de la cuarentena, que no estuvo acompañada con la detección y testeos en lugares de trabajo como salud, transporte y comercio, preparación del sistema sanitario y más unidades en el transporte público. En el caso de los trabajadores y trabajadoras de salud la situación es grave, fuertemente expuestos a los contagios por no contar con elementos de seguridad y protección personal. Recientemente, una trabajadora del sanatorio Huincul denunció la falta de protocolos en la seguridad de las internaciones y la protección del personal de un caso derivado del policlínico Ados (clínica de Neuquén donde se produjeron más de una docena de casos y dos fallecidos).

Ante las impotentes medidas de Gutiérrez y el aumento de la regimentación en marcha, insistimos en una cuarentena con las garantías sociales para transcurrirla, con salario y trabajo, plan de testeos y centralización del sistema salud, acompañado de un aumento del presupuesto.

 

 

Compartir