fbnoscript
18 de junio de 2020

Larreta quiere legalizar la precarización en las apps de reparto

El proyecto presentado es una vía libre para la continuación de la precarización laboral.
Por Lucas Martin
Agrupación de Trabajadores de Reparto - ATR

El jueves 25 a las 11 horas se tratara sobre tablas en la Legislatura porteña la modificación del Código de Tránsito y el Régimen de la Faltas, con medidas que afectan a la actividad de reparto, por parte del bloque oficialista de la Ciudad.

Este proyecto no es más que una regulación vial y una avanzada en la línea de abusos realizados por las empresas de apps de reparto. El vergonzoso proyecto de Larreta consiste en perseguir al repartidor y sancionarlo, mientras las empresas tienen vía libre para llenarse los bolsillos con un régimen laboral carente de derechos básicos como un ingreso mensual, licencias, aportes o ART.

Los repartidores, considerados esenciales desde el inicio de la pandemia, no somos héroes ni colaboradores, somos trabajadores en relación de dependencia no reconocida por las empresas. Este proyecto interviene y sanciona a los repartidores, pero sostiene el problema central que nos afecta: la precarización laboral encubierta tras el monotributo.

El gobierno de Larreta, con esta ley, propone crear un organismo encargado de sancionar al repartidor cuando deberían tener en cuenta que las empresas son las que tendrían que ser obligadas a garantizar condiciones laborales y de vida mínimas de los trabajadores de reparto.

Esta modificación plantea que somos los repartidores los que debemos seguir pagando las herramientas de trabajo, ya que las empresas solo deben “facilitarlas”. De esta manera, se continúa con el incumplimiento del fallo del juez Gallardo, dictado en 2019, que obliga a las empresas a garantizar estos elementos. Aunque sí se cumplió con las sanciones a los trabajadores mediante multas e incautaciones de vehículos, que este proyecto viene a formalizar.

También, el proyecto apunta a que para poder trabajar en CABA se debe tener domicilio en el distrito, lo que deja fuera a cientos de repartidores que a diario vienen a capital por ser una zona con mayor demanda y menores riesgos. Esto plantea la posibilidad de cientos de despidos y también que los repartidores deban trabajar en zonas liberadas y peligrosas o de baja demanda, afectando directamente su ingreso.

Estamos ante un proyecto al servicio de las patronales que plantean un contrato de prestación de servicios (monotributo) cuando la realidad es que esto es un encubrimiento de la evidente relación laboral.

Entendemos que para terminar con las muertes de los trabajadores de reparto es necesario regular de fondo la actividad. Es urgente declarar la actividad de reparto como insalubre, que se regule un ingreso acorde a la canasta familiar, un límite en la jornada laboral dado el desgaste físico y psicológico al que estamos expuestos a diario, regular límites de kilómetros y peso. Terminar con los múltiples sistemas de ranking que solo llevan a los trabajadores de reparto a competir entre sí, dejando la vida por $60 por pedido.

Denunciamos la complicidad y los intereses compartidos del gobierno de la ciudad con las empresas. Tambien señalamos la impostura del kirchnerismo, y el Frente de Todos, que critica el proyecto pero que desde el Ministerio de Trabajo nacional no han tomado ninguna medida para evitarlo. Incluso han dejado sin respuesta los reclamos que los repartidores hemos llevado adelante con los últimos paros y caravanas hacia el ministerio.

Llamamos a hacer crecer la organización y el plan de lucha. Si este proyecto avanza en CABA es un golpe al conjunto de los repartidores del país y del mundo.

Vayamos por una gran movilización de todxs lxs trabajadorxs de reparto el 25 a las 10 horas en las inmediaciones de Legislatura porteña.

 

Compartir