fbnoscript
19 de junio de 2020

La Plata: con los fondos de IOMA, Kicillof rescata a un monopolio de la salud privada

El gobernador de la provincia anunció la semana pasada una asistencia de 450 millones mensuales para las clínicas privadas de la provincia que planteen una crisis económica por la caída de ingresos por facturación y el aumento en los costos de los insumos a causa de la pandemia. Los fondos saldrían de la caja de IOMA, la obra social de los empleados públicos bonaerenses.

Los argumentos del gobernador para el otorgamiento de préstamos “en 12 cuotas sin interés” son que “las clínicas privadas empezaron a extinguirse y quebrar por la falta de concurrencia y la caída de las prestaciones”, y no podemos darnos “el lujo de que en plena pandemia se empiecen a caer los sanatorios”.

La única precisión sobre la repartija de este monto mensual millonario es que 390 millones corresponderán a los establecimientos privados, y 20 millones entre las cámaras patronales del sector Fecliba y Acliba. Sumado a esto, recibirán un “apoyo” de 45 millones en concepto de aumentos del 7% en las prácticas a los afiliados. De esta forma, Kicillof evita decir a quién va el dinero.

Este rescate ocurre cuando no hay ningún tipo de plan de rescate a los hospitales públicos provinciales, cuyos enfermeros, médicos y trabajadores vienen reclamando aumento de salario y presupuesto para la provisión de elementos de protección, equipamiento e infraestructura. Este ajuste es otro estímulo a los negocios de las privadas, 0 acaso ¿quién pagaría por salud si el Estado le garantizara atención gratuita?

El monopolio tiene nombre y apellido

El caso Raúl Tassi en La Plata es un ejemplo de los verdaderos monopolios que dominan la salud privada. Le pertenecen el Instituto Médico Platense, el Instituto del Diagnóstico, la Clínica del Niño, el Centro Médico Diagnóstico​ de City Bell, el Centro Médico de Berisso, la Clínica Eco-Ver, y tiene participación en el Hospital Italiano y el Español. La mayoría es de grandes dimensiones.

El meteórico ascenso de Tassi se explica por sus vasos comunicantes con el kirchnerismo. En 2013 fue beneficiado por la directora regional del PAMI, Araceli Mastellone, quien le aseguró el 70% de las cápitas de la obra social aún sin tener cantidad de camas suficientes. A su vez Hernán Bracco, exadministrador municipal con el intendente Pablo Bruera y arrestado por estafas reiteradas, administración fraudulenta y asociación ilícita, acusó a Tassi por una multimillonaria estafa contra IOMA en base al cobro de implantes de prótesis que nunca existieron. A través del Club Gimnasia y Esgrima La Plata tejió vínculos con Carlos Castagneto, también salpicado por denuncias de corruptela en IOMA y hoy funcionario de la Afip.

Este empresario tuvo su despegue en 2003 cuando adquirió la Clínica del Niño junto a Néstor Porras, actual presidente de Fecliba (Federación de Clínicas, Sanatorios, Hospitales y Otros Establecimientos de la Provincia de Buenos Aires) que nuclea la mayor parte de los centros de salud de La Plata y alrededores desde 1993, con la descentralización menemista del sistema de salud. Eso demuestra que las instituciones privadas no son “un eje fundamental de complemento del hospital público” (Nestor Porras) sino el producto del vaciamiento del sistema público, y los negociados con los fondos de IOMA en concepto de prestaciones y facturaciones “subsidiadas” para cubrir la demanda sanitaria que no podían los hospitales públicos.

Acliba (Asociaciones de Clínicas y Sanatorios de la Provincia de Buenos Aires) la otra asociación partícipe del convenio con IOMA, nuclea a los principales establecimientos privados de alta complejidad de la región, que en su mayoría pertenecen a Tassi. Los convenios con IOMA son un canal de financiamiento de negocios multimillonarios de los capitalistas de la salud privada en torno a las prótesis, implantes traumatológicos, farmacología, internación domiciliaria o atención de ramas especializadas

En 2010, se suma a los convenios del IOMA la Cámara de Proveedores de Prótesis e Insumos Médicos de Alta Complejidad (Caprimac), de la que Tassi es fundador y presidió entre los años 2008 y 2011, y la Federación de Mayoristas y Proveedores del Estado (Femape) que hasta ser apartadas en 2011 se quedaban con el 2% de la facturación total de IOMA por la compra de insumos. El empresario se habría beneficiado extraordinariamente de esta posición, dado que además sería dueño de dos empresas proveedoras de estos insumos, Química Espacio y Química Mar.

Con la gestión de la gobernadora Vidal, IOMA mantuvo sus convenios con las cámaras patronales y hasta estallaron denuncias por sobreprecios en las prótesis de hasta 500%. El Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICI)​ denunció el mecanismo de coimas y sobreprecios en IOMA a fines de 2018 y​ calculó​ ​en un 20% el presupuesto de la obra social malgastado en sobornos y pagos ilegales. En setiembre de 2019 acusaron a dos médicos que​​ pertenecían al staff del Instituto Médico Platense (de Raúl Tassi) por estafas a ​obras sociales por montos siderales.

El saqueo lo pagan con la vida de las y los trabajadores

La contracara del manoteo multimillonario de la caja de IOMA, a la que aportan dos millones de trabajadores bonaerenses con un descuento del 4,8% del salario, se paga con la salud y la vida de los propios afiliados.

En los últimos años han fallecido afiliados que eran pacientes con enfermedades graves por demoras en la autorización de la cobertura de medicamentos o prácticas médicas. Son los casos de Gabriela Ciuffarella, docente de Lomas de Zamora, que necesitaba tratar un cáncer de médula ósea, el de Natalia Scarpini, docente en Mar del Plata también con cáncer, o Claudio Aristegui que esperaba medicación para cáncer de piel. Hoy tenemos el caso de Jazmin Ruiz de General Madariaga, que padece una enfermedad potencialmente mortal pero IOMA no da respuestas, mientras le deben 45 envases de pastillas.

Lejos de ser casos aislados, diferentes campañas de las seccionales de Suteba dirigidas por la Lista Multicolor y de la agrupación Tribuna Docente han puesto de relieve la continuidad del vaciamiento y saqueo de IOMA bajo todos los gobiernos, constatando el abandono de decenas de compañeros que quedaron sin las prestaciones médicas elementales, desde de medicamentos y atención médica hasta internaciones o intervenciones quirúrgicas. La contracara de estos reclamos es la complicidad de las burocracias sindicales de Suteba y UPCN, que forman parte del directorio, y junto a ATE han salido a apoyar el subsidio millonario a este monopolio privado y capitalistas de la salud.

No a la entrega de IOMA, por un directorio bajo control de los afiliados directos

Cuando en la ciudad el sistema está por colapsar por la falta de camas y equipamiento, el gobierno rescata con un subsidio multimillonario a un monopolio sin siquiera tener un balance económico ni conocer el número de camas que dispone, ocultado bajo secreto comercial. Esta orientación sobre los fondos del IOMA es hilo común entre todos los gobiernos que han utilizado la caja para pagar deuda externa, con faltantes millonarios prestados al Tesoro Nacional que hasta hoy no han sido justificados.

Desde el Partido Obrero planteamos la anulación urgente del nuevo convenio y la inmediata apertura de los libros de las clínicas privadas. Que se ponga fin al vaciamiento de IOMA, con un directorio bajo control de los trabajadores y afiliados directos, para que se abran los libros contables de la obra social bajo su control. Reclamamos la cobertura de todas las prestaciones y medicamentos, y el cobro en tiempo y forma de las prácticas y servicios de los acompañantes terapéuticos y prestadores de la obra social. El gobierno provincial debe dejar de absorber los fondos del superávit de la obra social para otros destinos y debe reponer el dinero que haga falta para cubrir todas las prestaciones. Investigación y juicio a todos los responsables del desfalco de IOMA.

 

Compartir