fbnoscript
21 de junio de 2020

Según la Oficina de Violencia Doméstica, el 93% de las denunciantes está en riesgo

Los datos del organismo contradicen la línea del Ministerio de Mujeres, que viene negando el agravamiento de la situación.
Según la Oficina de Violencia Doméstica, el 93% de las denunciantes está en riesgo

Fuente: Oficina de Violencia Doméstica.

En los últimos días se publicaron estadísticas del primer trimestre de 2020 de la Oficina de Violencia Doméstica (OVD), que depende de la Corte Suprema de Justicia y atiende de manera personalizada en la Ciudad de Buenos Aires. Los datos contradicen al Ministerio de Mujeres y Géneros, que sistemáticamente viene negando el agravamiento de la situación de las mujeres bajo la pandemia, relativizando los números de femicidios y sugiriendo que las llamadas al 144 y otras líneas de atención denunciaban principalmente violencia psicológica.

Los números de la OVD son tajantes y, aunque aún no fue publicado el informe estadístico -que permitiría analizar los datos comparativamente con años anteriores-, sirven para graficar un estado de situación. La información publicada en la sección noticias de la página de la OVD da cuenta de que en el período que va del 1 de enero al 31 de marzo las presentaciones (3.856) fueron realizadas principalmente por mujeres (75%) jóvenes y adultas contra parejas y ex parejas, mientras que el 19% de las denunciantes recibió amenazas de muerte de sus parejas.

De las presentaciones realizadas una parte son “consultas informativas”, es decir, de mujeres que solicitan conocer cómo denunciar y cómo funciona la OVD -el paso previo a realizar una presentación. Al margen de estas consultas, los equipos interdisciplinarios que atendieron las situaciones en el primer trimestre de 2020 reconocen 2.737 mujeres víctimas de violencia.

Las mujeres jóvenes y adultas fueron el grupo de mujeres más afectadas (71%). Sin embargo, resulta alarmante que el 23% de las afectadas sean niñas y adolescentes, lo que habla de un marcado nivel de violencia al interior de los hogares, en el marco de la agudización de la crisis y la descomposición social. Y revela que la violencia contra las mujeres, que opera como un elemento disciplinador sobre el conjunto de los explotados, comienza cada vez más temprano.

En cuanto al vínculo con los denunciados, el 59% denunció a su pareja o ex pareja -y como señalamos más arriba, el 19% de ellas recibió amenazas de muerte de aquella-. De hecho, un dato nunca mencionado por las funcionarias nacionales es el riesgo evaluado para las mujeres denunciantes, que según los datos de la OVD principalmente son “moderados” (52%) y “altos” (41%) -categorías que juntas llegan al 93% de las denuncias. Es decir que los equipos interdisciplinarios, que son los capacitados para realizar esta evaluación con independencia de la autopercepción de quien denuncia, consideran que la inmensa mayoría de las denuncias de mujeres está en riesgo.

Por último, las violencias más detectadas fueron de tipo psicológica, simbólica y física, este último tipo fue mencionado por más de la mitad de las mujeres. Es decir que si bien el tipo de violencia más mencionado es la psicológica, que llega al 98% de los casos, esto quiere decir ni más ni menos que casi todas las mujeres que denuncian la padecen. Por lo tanto, el planteo de la ministra Elizabeth Gomez Alcorta, centrándose en este tipo de violencia como el principal entre las llamadas a las líneas de atención, oculta que la mitad de las mujeres padecen además violencia física, al menos en el ámbito de la Ciudad de Buenos Aires. Se trata, en el mejor de los casos, de una manipulación irresponsable de los datos, que omite los riesgos reales de las mujeres en nuestro país y que oculta la generalización de las situaciones de maltrato y violencia.

 

Compartir