fbnoscript
23 de junio de 2020

Crecen los contagios exponencialmente en el Hospital Moyano y en el Borda

Los neuropsiquiátricos de CABA en peligro.
Por Corresponsal

Los contagios en el Hospital Moyano han ido en franco aumento, tanto en el personal como en las pacientes internas. Varios son ya los servicios declarados en alerta amarilla y con el personal aislado. El número de contagios en la empresa tercerizada de maestranza es alarmante, aproximadamente 17 empleados, que se encuentran en aislamiento y no han sido reemplazados. Otro tanto sucede en aquellos servicios con enfermeros cumpliendo el aislamiento, y otros a la espera de los resultados de los test. Lo que es todavía más preocupante son los casos de Covid-19 en el servicio de gerontología, con el riesgo que conlleva que esto se propague en ese sector de mayor vulnerabilidad. Después que las autoridades negaran la necesidad de la provisión de los equipos de protección personal (EPP), aduciendo que no se atendía Covid-19, han destinado un servicio a la atención exclusiva para los casos declarados mientras no requieran atención más compleja, como oxigenoterapia, ya que no se cuenta con oxígeno central -solo hay tubos de oxígeno, uno por servicio o excepcionalmente dos- ni tampoco hay camilleros en todos los turnos para realizar el recambio y traslado de los mismos de ser necesario.

Se supo en las últimas horas que el director de hospital se encontraba internado en un sanatorio privado por dar positivo, por lo que todo el personal de la dirección se encontraría afectado y aislado. En este cuadro de situación, y ante la gravedad de la situación, han comenzado a realizarse los primeros testeos rápidos, y a entregar algunos elementos del equipo de protección en forma muy racionada. Los equipos llegan tarde, son incompletos, no se entregan los camisolines hidrorepelentes, quedando el equipo completo solo para el servicio en alerta rojo (atención de casos declarados). Pero mientras no se realicen testeos a todas las internas del neuropsiquiatrico ¿cómo evitar la propagación del virus si no se comienzan a activar los protocolos en todos los servicios, si no se hace entrega a todo el personal del equipo de protección completo? No existe un verdadero aislamiento en aquellos servicios que atienden casos sospechosos cuando ingresan pacientes, o por presentar fiebre o algún contacto con posibles casos de Covid-19. En la mayoría de los servicios las pacientes están hacinadas y comparten habitaciones entre 7 y 8 internas.

En el Hospital Borda la situación ha sobrepasado todo limite y se encuentra en pleno brote de los contagios, que llegan a enfermeros de diferentes turnos, supervisores, turnos completos, muchísimos pacientes, por lo que se encuentran trabajando con un 20% del personal: entre los que están de licencia y los contagiados. Los que quedan realizan jornadas de 48 horas, no son aislados, y no hay ingreso de personal.

Seguir actuando después de los hechos es una muestra del abandono del Gobierno de la Ciudad hacia la salud mental y hacia los trabajadores de la salud en general. Así lo muestran el altísimo porcentaje de enfermeros, médicos y demás profesionales contagiados y fallecidos por habérseles negado la licencia por ser personal de riesgo, como Julio Gutiérrez del Hospital Durand, primer enfermero fallecido en CABA, y los equipos de protección completos a todos.

Se vuelve urgente el otorgamiento de las licencias para todo el personal de riesgo que aún no fueron asignadas; conformación de cohortes para evitar cierres de servicios ante casos positivos; reorganización de los hospitales y pabellones con absoluto distanciamiento e independencia entre sectores Covid y no Covid, que incluya a todo el personal; EPP para todo el personal; cuarentena inmediata de todos los contactos estrechos de Covid-19 y testeos correspondientes; reporte público inmediato de todos los contagios en el equipo de salud, publicados en el boletín epidemiológico; reorganización del personal especializado en cuidados intensivos y las camas de terapia bajo un comando único estatal para decidir internaciones, derivaciones y aislamientos en función de las necesidades epidemiológicas; conformación de comisiones de seguridad e higiene, elegidas democráticamente por todes les trabajadores, independientes de las patronales y el Estado.

Terminemos con el pluriempleo. Bono de $20 mil mensuales durante el tiempo que dure la pandemia. Indexación automática mensual de los salarios según la inflación. Vigencia de las paritarias, con asambleas de base y paritarios electos con mandato.

Pase a la carrera profesional para el personal de enfermería, bioimágenes e instrumentación quirúrgica. Pase a planta permanente para todes les contratades y fin de las empresas tercerizadas en el personal de limpieza, seguridad, mantenimiento, cocina y lavandería. Jerarquización salarial del personal en emergencias y terapia intensiva.

Por la centralización de todo el sistema de salud mediante un comité especial de emergencia compuesto por especialistas del Ministerio de Salud y representantes de les trabajadores.

Producción pública de medicamentos, testeos e insumos, desconociendo la ley de patentes durante la pandemia. Triplicación del presupuesto de salud sobre la base del no pago de la deuda y la eliminación de los negociados de privatización de la salud.

 

Compartir