fbnoscript
23 de junio de 2020

Río Negro: la liberación de Pino Vinet conmueve a la región

Tras 21 años en prisión salió en libertad Pino Vinet; el “Domador” cumplió su condena este sábado 13 de junio. Este caso es emblemático ya que son altas las posibilidades de que Vinet vuelva a reincidir según los lapidarios informes psicosociales, pero este cumplió su condena.

La primera causa que se le conoce a Vinet data de 1995 cuando, en la localidad de Río Colorado, le cosió la boca con alambre a su pareja sentenciándola a un obligado silencio. Fue juzgado por este hecho y antes de terminar de cumplir la condena se fugó. En el año 2004, Pino Vinet raptó a una adolescente de 14 años a la cual sometió a violaciones, golpes, latigazos y azotes; la joven pudo ser rescatada casi un mes después. El último episodio se dio en el año 2013 cuando, en el marco de las salidas transitorias que se le habían otorgado, golpeó a quien era por ese entonces su novia y fue a partir de este hecho que se le suspendieron las salidas.

En el medio de estos episodios hubo idas y venidas judiciales. Hay que señalar que en el caso del secuestro de la adolescente se intentó hacer pasar este hecho como “relación consentida”. Las mujeres sabemos muy bien de este artilugio judicial, hemos luchado siempre contra esta justificación aberrante que pretende encubrir el abuso de niñes y adolescentes y hacerlas pasar por “relaciones amorosas”. Por otra parte, también fue revisada la condena de 8 meses, cuando el Superior Tribunal de Justicia anuló la sentencia de la Cámara Primera de Cipolletti. En noviembre de 2008 se conoce la nueva condena (13 años por rapto, abuso continuado, lesiones y privación ilegítima de la libertad). El 3 de julio de 2010 se ratifica la condena tras el rechazo de un recurso de queja.

Vinet intentó obtener la prisión domiciliaria por la emergencia sanitaria por el coronavirus. Esta fue rechazada porque el último informe psicosocial lo calificaba con alto riesgo de reincidencia, además del diagnóstico de “Trastorno Disocial de la Personalidad”, el cual se caracteriza por ser “seres fríos, que no sienten empatía por los demás, no sufren remordimientos y las normas son solo palabras y texto escrito a su manera de entender”, según coinciden los numerosos informes de los profesionales. Como aseguran diversos/as psicólogos/as: “de los disociales, apenas el 5% logra recuperarse. Estamos convencidos que, si salen, van a volver a delinquir”, por lo que este caso desnuda las falencias del Servicio Penitenciario dependiente del Poder Ejecutivo Provincial ya que Vinet nunca, en 21 años, recibió “tratamiento dirigido a la problemática específica del ofensor sexual que establece la Ley 24.660 ni ningún otro tipo de psicoterapia a lo largo de toda la condena”.

Desde el Plenario de trabajadoras hacemos responsable al Estado rionegrino del vaciamiento que sufren los cuerpos técnicos profesionales del Servicio Penitenciario y de cualquier tipo de perjuicio que sufra la comunidad en general y las mujeres en particular, a partir de la libertad de Vinet.

Desde el Plenario de Trabajadoras denunciamos la responsabilidad del Estado como perpetuador principal en la reproducción de la violencia hacia las mujeres, ya que prioriza los intereses del capital agravando la desprotección que sufrimos las mujeres y disidencias.

Es necesario desarrollar una lucha independiente contra el Estado; para desmantelar la complicidad del poder político y judicial, proponemos la elección de jueces y fiscales mediante el voto popular, con cargos revocables.

Tenemos que luchar por la creación de un Consejo Autónomo de las Mujeres, independiente de los gobiernos de turno, para garantizar medidas concretas contra la violencia y opresión que sufrimos las mujeres.

Basta de abusos y femicidios.

Ni una menos, el Estado es responsable.

 

Compartir