fbnoscript
24 de junio de 2020

Si sos caso sospechoso, Vea de Merlo te despide

Hace 15 días denunciamos la irresponsabilidad de la gerencia del Vea de Merlo (Suipacha): ocultó un caso de Covid positivo, no cerró la sucursal ni aisló a los empleados y debido a esa irresponsabilidad dos cajeras más resultaron infectadas.

En el mismo tiempo que las cajeras presentaron los síntomas, un empleado de seguridad se sintió mal y se dirigió al Hospital de Merlo. Allí reconocieron que tenía los síntomas y se activó el protocolo para determinar si tiene Covid-19 realizándole el hisopado correspondiente y designándolo como “caso sospechoso”. Habitualmente los resultados demoran de 4 a 5 días pero dada la cantidad de demanda, este se demoró 11 días. El trabajador presentó los certificados médicos que le extendieron en el hospital y se aíslo. A pesar de esto, la gerencia del Vea inició toda una campaña de difamación contra el empleado. Lo tildaron de mentiroso y de querer aprovecharse de la pandemia para “quedarse en su casa”. Algo totalmente absurdo ya que por su condición de trabajo, esos días no se los pagarían.

El trabajador pertenece a la empresa de seguridad Cooperativa Cazadores, la cual es conocida por incumplir el CCT. Una tercerizada de Cencosud que sirve para ocultar su relación de dependencia y la responsabilidad legal-laboral que tiene Cencosud con sus empleados. Los trabajadores de Cazadores son monotributistas. ¡Es un negoción! Cencosud, de esta forma, se ahorra el pago de la ART, del aguinaldo, vacaciones, horas extras y licencia por enfermedad. Cuando un compañero de Cazadores se enferma, es reemplazado por otro y se le paga a su reemplazo con el dinero que le correspondería al enfermo.

Finalmente, el resultado le dio negativo. Sin embargo, Cazadores lo mandó a otro objetivo: el Vea de Caseros. Es claramente una represalia por la lejanía y por tener que seguir trabajando para Cencosud, cuando desde la gerencia de Merlo le dejaron muy en claro que “le harían la vida imposible”. El compañero pidió que lo envíen a otro objetivo. La respuesta de Cazadores fue una intimación a que devuelva el uniforme. En otras palabras, el Vea de Merlo indirectamente, lo ha despedido.

Una vez más, el decreto de prohibición de despidos de Alberto Fernández se comprueba inútil. Por otra parte, con este hecho sale a la luz la estafa laboral que lleva adelante Cencosud con las tercerizadas de seguridad como Cazadores. Es necesaria la discusión conjunta de todos los compañeros de comercio (junto a los de seguridad, limpieza, logística) en asambleas para enfrentar estos atropellos colectivamente. Hay que formar comités de seguridad e higiene en cada lugar de trabajo para exigir que se cumplan los protocolos y el pase a planta de los trabajadores de las empresas tercerizadas.

 

 

 

Compartir