fbnoscript
24 de junio de 2020

Berisso-La Plata: suspenden la línea 202 por múltiples contagios de Covid-19

Desmanejo patronal y complicidad de los municipios de la región.

La línea de colectivos que une La Plata con Berisso debió suspender los viajes hasta tanto los trabajadores de la empresa sean hisopados, luego de que se detectaran 12 contagios, se hayan tenido que aislar primero a 18 trabajadores, a raiz, supuestamente, de un trabajador que volvió de su licencia y ahí se produjo el comienzo de la cadena infecciosa.

Sin embargo, los contagios se produjeron en la empresa. Un pico de contagios que podría alcanzar de forma instantánea a treinta trabajadores está ligado a una falta total de protecciones y protocolos de cuidado de los trabajadores. Los colectivos repletos en horas pico y los protectores caseros de nylon y cordones que “cubren” a los choferes son la muestra de ello.

Los choferes de la ciudad deben cumplir con la orden patronal de levantar a todos los pasajeros sin cumplir con el protocolo de distanciamiento social que obliga en el transporte público a ir una persona por asientos dobles y separadas a metro y medio. Los colectivos frente al aumento de contagios pueden convertirse en nuevos focos de contagios (y en circulación!), probabilidades que crecen con la llegada del invierno, las ventanillas cerradas y los resfríos comunes de la época del año.

Este desmanejo patronal para maximizar sus ganancias tiene la complicidad del Estado. Los controles municipales son para “las cámaras” ya que suelen realizarse en los ramales u horarios donde merma la cantidad de pasajeros. Como hoy es la exposición a la pandemia, antes de ella, los choferes de la región sufrieron masivos despidos como en la línea Este del empresario Corbelli, que se concretaron mediante la represión de la bonaerense y prisión y causas judiciales contra los choferes, y una profundización de la precarización laboral, con contratos precarios, regímenes flexibilizados y salarios por “productividad” y condiciones laborales de superexplotación como jornadas extensas de trabajo. Al comienzo de la cuarentena, a varios choferes les dieron vacaciones para recortar costos salariales que están medidos por viajes. A la par, estos monopolios reciben subsidios millonarios de parte del municipio mientras les han habilitado continuos aumentos del boleto, que hoy ronda de 20 a 24 pesos.

Estos monopolios también se valen de la burocracia sindical que controla la UTA para sostener este régimen de explotación. En la 202, línea de la empresa Unión S.A., los delegados están borrados por completo mientras la patronal dispone de los choferes a su antojo.

La suspensión temporal del funcionamiento de la 202 será cubierta de forma parcial por la línea 214, aumentando la cantidad de pasajeros en cada viaje por la disminución de frecuencias, lo que podría aumentar las posibilidades de contagios. Es necesario la organización independiente de la burocracia sindical de los choferes para construir protocolos sanitarios y cuidar su vida y trabajo y de las familias trabajadoras. Desde el Partido Obrero proponemos conformación de comités de trabajadores de seguridad e higiene, para reclamar y controlar el cumplimiento de los protocolos sanitarios, la provisión de Elementos de Protección Personal, la defensa del distanciamiento social y el aumento de frecuencias para evitar la aglomeración de pasajeros.

 

Compartir