fbnoscript
25 de junio de 2020

Córdoba: 40% de desocupación en la construcción

Según un informe de la Cámara de Industriales, el 66% de las empresas del sector de la construcción estima que la producción será la mitad de lo estimado y uno de cada cinco debió suspender personal en los últimos dos meses. Por su parte desde la Uocra Córdoba, plantean que estiman que la desocupación en la construcción llega al 40%. Esto alcanzaría a 6.500 trabajadores del sector que se quedaron sin empleo en lo que va del año.

De acuerdo con las cifras difundidas ayer por Informe del Mercado de Trabajo el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), la tasa de actividad cayó de 48 a 46,9% entre el primer trimestre de 2019 y enero-marzo de este año.  De acuerdo al citado estudio, antes de que se decretara el aislamiento social preventivo y obligatorio para controlar la propagación de la pandemia de coronavirus en el país, en el Gran Córdoba había 79 mil desocupados. La pandemia vino a profundizar una crisis previa.

El titular de la Uocra Córdoba expreso en medios locales “Pensamos que con la apertura del sector privado iba a haber mayor movimiento. Pero las obras más grandes son con 30 trabajadores, cuando antes tenían casi 100” y reclamó una mayor apertura sumando su voz al reclamo que desarrollan los empresarios desde la cámara de la construcción. No rozó siquiera en sus declaraciones algún reclamo a la patronal y menos de la posibilidad de un plan de lucha en defensa del salario y los puestos de trabajo.

La provincia ha tomado grandes créditos para obra pública que benefician fundamentalmente al sector agrario pero no ha desarrollado un plan de obra pública que de soluciones al gran problema habitacional que hay en la provincia.

Para reactivar la construcción y recuperar empleos en el sector de la construcción es necesario desarrollar un plan de obras públicas de construcción de viviendas populares. Esto se contrapone directamente a las políticas del gobierno provincial, que beneficia a los especuladores inmobiliarios en contra de los intereses del conjunto de los trabajadores que no pueden acceder a una vivienda propia.

Desde el Polo Obrero y el Frente de Izquierda hemos dado una lucha política en la legislatura con proyectos para la construcción de viviendas populares, y también la hemos dado en las calles defendiendo las ocupaciones de terrenos y desarrollando ocupaciones de terrenos como en Cabildo. En ese caso impusimos una derrota al gobierno que tuvo que reconocer la justeza del reclamo y conceder los terrenos a las familias y urbanizarlos.

Para poder desarrollar un plan de obras públicas que dé soluciones laborales y habitacionales  al conjunto de la población trabajadora, es necesario dejar de destinar los recursos públicos al pago de una deuda fraudulenta, como también es necesario un impuesto a las grandes fortunas para obtener fondos para poner en marcha este plan pos cuarentena.

 

Compartir