fbnoscript
26 de junio de 2020

UNLP: nueva asamblea de Arquitectura vota un plan de lucha hacia las mesas de finales

Contra los aplazos y filtros, y en apoyo a los reclamos docentes.

El miércoles 24 de junio se realizó la segunda asamblea del año en la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la UNLP, en la que participaron más de 80 estudiantes y docentes que profundizaron el debate sobre los problemas que atravesamos con la virtualización de las cursadas y mesas de examen final.

Luego de conquistar mesas virtuales abiertas para todxs y la postergación de la regularización de condicionales a raíz de la primera asamblea, lxs estudiantes dieron un nuevo paso en su organización a pesar del ninguneo de la conducción del centro, Franja Morada, que estuvo ausente y sigue sin convocar espacio alguno de deliberación cuando van cuatro meses de cursadas virtuales. Fue nuevamente desde En Perspectiva (UJS + independientes) y un grupo de estudiantes afectadxs que nos pusimos a la cabeza de esta nueva convocatoria.

En la asamblea se denunció que las autoridades implementaron la virtualidad de forma forzosa, improvisada e inconsulta. Se hizo hincapié en la necesidad de que las mesas virtuales próximas sean sin aplazos (que figure ausente si no aprueba) para que lxs estudiantes no pierdan una chance de rendir ante una metodología de evaluación sin experiencia, así como en la urgencia de una ayuda económica y de la provisión de dispositivos tecnológicos necesarios para acceder a la virtualidad hacia la mesa de finales.

También se denunció que el Consejo Directivo Extraordinario, cerrado a estudiantes y docentes, estaba armado a medida del decanato -con la complicidad de lxs consejerxs de Franja Morada-, no resolvió nada después de leerse durante cinco horas informes de secretarías, y se bloqueó el tratamiento de los proyectos presentados por el consejero por la minoría del Dale! (En Perspectiva + Agite + independientes).

La presencia y la intervención de estudiantes de primer año fue importante para poner de relieve el cúmulo de estrés y desorientación que atraviesan muchxs compañerxs, y que ha generado una profunda deserción en el año inicial. En torno a eso se propuso el desdoblamiento de las materias cuatrimestrales para la vuelta a la presencialidad. También se puso de manifiesto la necesidad de regularizar de manera inmediata a lxs estudiantes condicionales sin necesidad de rendir, ya que las autoridades pretenden dejarlxs en en una situación indefinida hasta garantizar mesas presenciales (¿2021?).

La participación en la asamblea y el apoyo que expresaron lxs docentes, que se vienen organizando y reclamando contra los atropellos a sus condiciones y derechos laborales, marca un camino de unidad que debemos seguir para reforzar la lucha común.

Otras cuestiones pertinentes también tuvieron lugar, como la propuesta de reimpulsar la Comisión de Género Interclaustro, que desde hace dos años ponía en pie el CEAU con la conducción del Dale! como espacio de organización ante el grave aumento de los femicidios y los casos de violencia de género durante el aislamiento social. Se pronunció en apoyo a la campaña nacional por el aumento de la beca Progresar a 10.000 pesos y su inmediata adjudicación sin restricciones, y por la necesidad de que la FAU se ponga al servicio de la lucha contra la pandemia.

La asamblea resolvió un plan de acción por estos reclamos, que comenzará con un mailazo a las autoridades éste viernes 26 a partir de las 17:00 y continuará con una campaña de fotos para sumar adhesiones. También se votó convocar a una nueva asamblea estudiantil-docente para el miércoles 15 de julio -después de la mesa de finales y la nueva sesión del Consejo Directivo- para balancear resultados y discutir cómo seguir.

Desde En Perspectiva llamamos a les estudiantes y docentes de Arquitectura y la UNLP a sumarse a este camino de organización y unidad para defender nuestros derechos. Las clases virtuales deben ser una herramienta para la continuidad de la formación educativa en el contexto de pandemia y aislamiento social, no un medio para imponer una política de ajuste contra estudiantes y docentes.

 

Compartir