fbnoscript
30 de junio de 2020

MST: divisionismo y burocratismo en la UTS

En una nota titulada llamativamente “Córdoba: el PO contra el Plenario del Sindicalismo Combativo”, el MST no se refiere a debate alguno alrededor del PSC y se dedica exclusivamente a justificar el divisionismo y el burocratismo que viene desarrollando en la Unión de Trabajadores de la Salud (UTS). La Coordinadora Sindical Clasista-PO es la principal corriente sindical, por lejos, que impulsa al PSC en Córdoba. Desde el comienzo, el MST no debate con franqueza.

La UTS se encuentra conducida por un frente de diferentes organizaciones entre las que se cuentan al MST, Fesprosa, CTA y PO, juntamente con activistas independientes y kirchneristas. Ese frente de lista única se hizo posible porque la UTS es una organización combativa que enfrenta al gobierno ajustador y represivo del peronista Juan Schiaretti y la burocracia sindical representada por el SEP (Sindicato Empleados públicos), que es dirigido por el legislador del PJ José Pihen.

Durante este año 2020, la UTS debía realizar sus elecciones internas, que se pospusieron a causa de la cuarentena. Frente al proceso electoral, Tribuna de Salud-PO sostuvo y sostiene claramente la posición de conformar nuevamente una lista única con todos los activistas que hoy integran la conducción. Para las y los militantes del PO-CSC debe primar la lucha contra el gobierno y la burocracia sindical y no un internismo entre luchadores.

La postura del MST es totalmente opuesta, no solo a lo que plantea el PO, sino a los principios del clasismo en los sindicatos. Resulta que un militante del MST ocupa la secretaría general y en estas elecciones debía rotar su cargo, como es tradición ya dentro de la UTS. Demás está explicar que el MST llegó a ese cargo por los acuerdos que antes tenía con CTA y Fesprosa. La “militancia” del MST en el aparato de la CTA es harto conocida.

Como el MST se niega a rotar el cargo de la secretaría y pretende mantenerlo a toda costa, simplemente se dedica al faccionalismo, al divisionismo y al burocratismo. La primera cuestión que impulsa el MST es la ruptura de la UTS con la Fesprosa (Federación de la cual la UTS forma parte hace años y que nuclea a la mayoría de gremios de la salud pública del país). En una reunión de comisión directiva amañada, sus militantes junto a sectores kirchneristas quisieron imponer la ruptura con la Federación por medio de dejar de pagar las cotizaciones que corresponden.

El PSC resolvió una jornada de lucha para el 10/6, mientras que Fesprosa programó para el 9/6. Para Tribuna de Salud, debían unificarse las acciones y así lo propusimos. Finalmente, la UTS impulsó ambas jornadas y nosotros las impulsamos por igual. Por el contrario, el MST boicoteó la jornada del 9/6 que reunió decenas de trabajadores en varios hospitales, y montó una acción de su aparato el 10/6.

Como desde la CSC-PO no estamos de acuerdo con este divisionismo sin principios, el MST y sectores kirchneristas han montado una campaña persecutoria y difamatoria. Inclusive se ha intentado sancionar a nuestros compañeros de la Comisión Directiva. El hecho más grave en este sentido fue una resolución trucha de la Directiva que censuraba y apercibía al compañero Martín Gamron, por haber apoyado públicamente los reclamos de falta de EPP y testeos de las y los trabajadores del Hospital de Niños. El MST y el kirchnerismo salieron a decir que los reclamos eran falsos, poniéndose del lado de la dirección del hospital y del gobierno de Schiaretti. Por esos reclamos, el gobierno acaba de imponer un traslado persecutorio sobre un activista, que desde Tribuna de Salud estamos defendiendo con todo.

A tal nivel ha llegado el divisionismo y el burocratismo, que el activismo se vio en la necesidad de impulsar un petitorio que juntó más de cien firmas y así se dejaron sin efecto las resoluciones truchas de las sanciones y la separación de Fesprosa. Pero la cosa sigue, tal como la burocracia sindical, el MST impulsa maniobras de baja calaña con el objetivo de recomponer su retroceso en el sindicato y no soltar el “sillón”. Hay que mencionar que pretende imponer una de afiliación “digital” donde cualquier persona se puede “afiliar” a la organización, con el objetivo único de inflar un padrón, padrón que por otro lado se niega a entregar al resto de la Comisión Directiva a pesar de los insistentes requerimientos, incluso por nota, que se han realizado, lo que hace presuponer que tiene la idea de realizar maniobras fraudulentas en caso de que se realicen elecciones con dos o más listas.

No es sorpresa la conducta burocrática del MST en la UTS. Actualmente, en el frente docente integra el agrupamiento dirigido por Sergio Cornatosky, viejo burócrata celeste y funcionario del Ministerio de Educación de Schiaretti. En Psicología-UNC integra el decanato ajustador de Patricia Altamirano. En la ciudad de Río Cuarto formó parte, hasta hace poco, del grupo “Respeto” dirigido por un oportunista y golpeador de mujeres al cual nunca denunciaron. Durante muchos años, siguió al derechista Luis Juez. Y la lista sigue…

Llamamos a las y los compañeros del MST a abandonar el divisionismo, el burocratismo y el oportunismo y a intervenir gremialmente con los métodos de la lucha, la unidad y la democracia sindical (asamblea). Los trabajadores y trabajadoras del golpeado sector de salud necesitan, hoy más que nunca, en este cuadro de pandemia que pone en riesgo sus vidas, organizarse y luchar. La UTS necesita más que nunca ser orientadora y referente de esta lucha. Las maniobras y el ataque sistemático y punteril del MST contra las y los activistas de la salud le hacen un gran favor al gobierno-patronal.

 

Compartir