fbnoscript
21 de marzo de 2019

Catamarca: basta de impunidad para los curas pedófilos

Revocan la elevación a juicio del caso contra un cura abusador

La Cámara de Apelaciones decidió a través de un fallo dividido la revocación de la elevación a juicio al cura abusador Renato Rasgido; quien, recordemos, fue denunciado por la madre de la víctima en 2014 por abuso sexual a un menor mientras realizaba sus labores eclesiásticas dos años antes en la localidad de Andalgalá. Fue el primer cura en ser denunciando en la provincia y quien ha contado de la completa protección del obispo Luis Urbanc, trasladándose desde el momento de la denuncia hacia el obispado donde es resguardado hasta el día de hoy.

Este caso es una demostración del encubrimiento y la impunidad que tanto la Iglesia como el Estado han garantizado. Han pasado cinco años de peregrinar por audiencias, apelaciones y toda maniobra legal que dilate el tiempo y que sirva para jugar al desgaste de las familias y las víctimas. Claro está que los abogados de los curas pedófilos son pagados gracias a los beneficios que la Iglesia recibe por parte del Estado; no es casual que hace unas semanas la Iglesia haya sido eximida del pago de una deuda de 4 millones de pesos con relación a los servicios de energía eléctrica por parte del gobierno provincial. Sin embargo, este encubrimiento es total ya que Rasgido cuenta con cuatro imputaciones: "abuso sexual simple agravado por ser ministro de culto reconocido”, "abuso simple agravado en tentativa” y "abuso sexual con acceso carnal vía anal, agravado”. A pesar de la gravedad de estas imputaciones, este abusador sigue en libertad.

Esta causa es un elemento más que muestra que la cumbre anti-abusos organizada por el papa Francisco solo ha sido una farsa.  Sus palabras de “escuchar los gritos de los niños que piden justicia” son solo eso, palabras que se desvanecen ante el extendido encubrimiento de los pedófilos. Luego de años de transitar estamentos judiciales, las víctimas lo van a tener que seguir haciendo con este fallo, que advierte nuevas dilaciones en la causa.

Para derrotar este poder y los privilegios de los cuales gozan los curas abusadores y la Iglesia Católica, es necesario poner en pie en Catamarca una campaña de actividades. Vamos por una movilización hacia el obispado para lograr la cárcel efectiva a Renato Rasgido, Juan de Dios Gutiérrez, Moisés Pachado y todos los curas pedófilos.

Sigamos también en la lucha junto al movimiento de mujeres que ha puesto en marcha la ola verde y ahora más que nunca, por la separación de la Iglesia del Estado.

En esta nota:

Compartir

Comentarios