fbnoscript
28 de mayo de 2020

Artesanos: en medio de la pandemia, una vez más el Estado nos abandona

Por Malli Sesma
artesana de Mar del Plata

Los artesanos somos uno de los sectores más golpeados por la crisis provocada por la aparición del Covid-19. Fuimos de los primeros en ser informados de la prohibición de concurrir a las ferias que armamos en todo el país incluso antes de que fuera declarada la cuarentena y está completamente claro que seremos de los últimos en recuperar la normalidad luego de que se produzca la apertura de todo el espectro de actividades económicas, ya que dependemos sustancialmente del turismo interno y externo. 

En general, los artesanos trabajamos por nuestra cuenta, producimos en soledad y comercializamos lo que producimos con nuestras manos, en ferias y espacios públicos habilitados para ello. En algunos casos, hay ordenanzas municipales que regulan la actividad y otorgan espacio físico. En otros, estamos librados a nuestra suerte y a la voluntad de funcionarios que no valoran nuestro trabajo ni colaboran en facilitar la venta. Somos uno de los sectores más vulnerables a la prepotencia de las autoridades ya que usamos espacios públicos y carecemos de una organización sindical que nos agrupe y defienda. Nuestra supervivencia no depende de salarios ni de subsidios estatales y mucho menos de aportes privados. Con suerte, algunos pagamos un monotributo social y algún día nos jubilaremos con la mínima. 

Ante la aparición de la pandemia, hemos quedado completamente a la deriva y la situación desesperante de muchos artesanos hizo que nos anotemos en el IFE, beneficio que a muchos nos fue denegado hasta con razones falsas. 

Esta misma situación nos está llevando por el camino de la organización y el reclamo al Estado de soluciones inmediatas que permitan lo indispensable para la subsistencia cotidiana. Los subsidios que rápidamente se han dado a las empresas se nos niegan a los trabajadores independientes. En lugar de arbitrar soluciones urgentes, desde el Inaes (Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social) se nos ofrecen "capacitaciones para organizar cooperativas" (?) o se nos sugiere "armar mutuales". Los artesanos necesitamos que se nos entreguen alimentos para los compañeros que ya no tienen resto y un subsidio urgente para pagar los servicios. Tenemos que poner en pie una gran organización a nivel nacional, que exija al Estado las reivindicaciones acuciantes y que siga luego por cada provincia y municipio con todos los reclamos que venimos postergando desde siempre.

 

Compartir